Las cosas lo que son Guerguerat y el noble gesto de Marruecos Así se gana la consideración internacional

0

Era de esperar y no nos equivocamos: la reacción no solo desde Argelia y sus campamentos de Tindouf, sino también de parte de la prensa y hasta de la sociedad civil española refleja una grave confusión entre la velocidad y el tocino.

Marruecos ha demostrado lo que es, lo que puede y asimismo lo que hace cuando la paz lo exige. Una actitud que fue saludada por todo el mundo, excepcional y con una confortable prontitud por la ONU, Estados Unidos, Francia y el gobierno español, único habilitado a pronunciarse sobre la política exterior del país.

Nos hubiera podido bastar esto y, hasta sobrar. Pero el amalgama y la tergiversación de algunos medios en España, conocidos por su hostilidad a Marruecos (o su servidumbre a Argelia por…) nos obliga a volver a abordar el noble gesto, su dimensión y su alcance.

Para ello una breve frase lo explica explicita y elocuentemente: Marruecos no se ha retirado de ningún Sahara occidental. Marruecos cumplió lo que había prometido al traspasar el muro delimitado por el acuerdo de alto el fuego cuando una serie de actividades delincuentes de contrabandistas y terroristas de la banda del Polisario exponían la estabilidad regional a una amenaza potencial. Se fue, limpió y ahora regresa a su posición inicial, conforme al derecho internacional y a las recomendaciones y exhortaciones del nuevo secretario general de Naciones Unidas que, dicho sea de paso, fue el primero en felicitar a Marruecos por su clarividencia y su predisposición a salvar la paz.

De tal modo que con su noble, gesto Marruecos ha vuelto a corroborar su voluntad pacifista y pacífica, sin descuidar su capacidad y su potencia a volver a corregir las imperfecciones en aquella región o en otra parte del territorio nacional o cerca de él. Lo que le ha valido el respeto y la consideración de la comunidad mundial, a excepción de los que tienen de prensa lo que Argelia tiene de democracia.

Aquí estamos y aquí permaneceremos…