Mac Donald’s en Layun por Khalil R’Guibi

0

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Lo de Mac Donald’s en Layun ha caído en estos campamentos como un jarro de agua fría.

Durante meses la cúpula del Polisario juraba y volvía a jurar que esto nunca ocurriría. Ha ocurrido y la ciudad de Layun asciende a la categoría de una gran metrópoli regional.

Por otra parte, el anuncio del Mc Donald’ en Layun ha desmoralizado a muchos pro polisarios en las ciudades del sur de Marruecos que ven otra promesa del Polisario incumplida.

El Sahara marroquí en marcha lo que no es el caso ni de Tindouf ni de Argelia. En estos campamentos la admiración y el orgullo de ser marroquí crece son abonos. La gente en voz muy baja, eso si, por temor al ejercito de chivatos soltados entre las Jaimas, comenta con alegría y regocijo las realizaciones de Marruecos y, lo que es nuevo, los fracasos de Argelia y de su Polisario.

El fin de la agonía del Polisario es cuestión de tiempo. Nadie en estos campamentos cree aun en su espejismo y todos esperan el momento de la liberación.

Los campamentos de Tindouf viven, quizás sus últimos momentos antes de que se diga que en tal fecha había caído el muro de Berlín y en esta había sido desmantelado el campamento de a vergüenza de Tindouf.