Mañana en Layun y después en Smara: ¡No a la codicia de Argelia!

0
Asi es el sahara y asi son los verdaderos sahrauies: nadie les puede arrebatar ni su dignidaed i su norgullo de ser lo que son y siempre fueron: marroquies

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

 Tomen nota: Mañana, domingo, 8/4/2018. Será el día en que los saharauis han decidido salir a las calles y decir no a la avidez y a los apetitos del anquilosado régimen argelino en el Sahara marroquí con un puñado de vende patrias por medio.
No es la primera vez que esto ocurre pero si, la primera en que los saharauis responden a la usurpación de identidad de orgullo y de dignidad.
Un grito contra la impostura argelina y la avidez de quienes se acostumbraron a ser “ministros”, embajadores” y detentores de jugosas cuentas bancarias…; a los que se acostumbraron a vivir a expensas de la tragedia de los demás y morir en n incalificable desprecio a éstos, en el extranjero…
Mañana en Layun, pasado en Smara  siempre en las diferentes partes de este querido Sáhara marroquí. Nadie mejor que nosotros, los saharauis para desenmascarar a los que no lo son o que hayan vendido su alma al diablo… argelino y cubano.
Mañana y siempre… y un millón de firmas, 10 veces más que la heterogénea población de los campamentos argelinos de Tindouf para decirle a la ONU y al mundo lo que realmente somos, lo que realmente queremos y lo que realmente no vamos a permitir.
Argelia y su milicia en Tindouf. Marruecos y sus provincias del Sur. Nadie puede cambiar la historia, la geografía, el derecho y la razón.
Bastante y un poco más hemos soportado y padecido con Argelia y su ilimitada avidez, sus apetitos territoriales y sus miras expansionistas.
A ningún argelino le ha interesado que hayamos sufrido 43 años de precariedad, teniendo lo nuestro, escasez cuando tenemos lo suficiente  y humillación cuando nunca nos había faltado dignidad