Marruecos/África Cooperación Sur-Sur: La Vision real

0
Soufiane El Bahri
foto de Soufiane El Bahri

 Infomarruecos.ma

 Para la cooperación entre Marruecos y África no se debe olvidar una fecha: El 3 de junio del 2015, el día en que la Cooperación Sur-Sur militante y solidaria propuesta por el rey de Marruecos cobro cuerpo. Fue en Abidjan cuando el rey Mohamed VI acompañado por Alassane Ouattara lanzo el proyecto de salvaguarda y valorización de la bahía de Cocody de un valor de 170 millones de dólares.

 Finanzado en gran parte por bancos marroquíes,ody a través del tratamiento de las aguas usadas, la ordenación de nuevas infraestructuras y el desarrollo de un espacio inmobiliario multiforme que debía ser explotado en los diferentes proyectos de inversiones en el futuro.

Este proyecto como lo escribe el Instituto Amadeus, junto al proyecto de desarrollo de “la ciudad de los negocios de África del Oeste” en Dakar, lanzado durante una gira real africana en mayo y junio del 2015 caracterizan el compromiso y la inversión personal del Soberano en la política africana del Reino, portadora de acercamiento Sur-Sur y de Co-desarrollo.

La visión africana de Marruecos se basa en la particularidad de la relación histórica y religiosa entre Marruecos y Africa, inscribiéndose en un esquema inédito construido alrededor de nociones de codesarrollo, de solidaridad sur-sur reforzada por la dimensión social.

La tercera gira real en dos anos, por cuatro países africanos (Senegal, Guinea Bissao- Costa de Marfil y Gabón) había permitido a través de los 84 acuerdos de cooperación y de inversiones firmados (que incluyen acuerdos intergubernamentales y acuerdos publico-privado), reforzar el papel de locomotora económica que juega Marruecos en el continente africano, especialmente en África del Oeste.

De tal modo que las experiencias multisectoriales de marruecos y el peritaje del Reino en materia de desarrollo humano han favorecido, como es el caso del acuerdo de cooperación marroquí-gabonesa en materia de desarrollo humano, firmado en junio del 2015 durante una visita del rey Mohamed VI a Gabón,  la puesta en pie de un verdadero partenariado Marruecos-África, responsable y duradero, basado en un auténtico marco de co desarrollo, en el que lo humano y su modo de vida, figura en el centro de la Visión real africana.

El Instituto Amadeus señala al respecto que esta Visión real está reforzada por acciones concretas y solidarias como la anulación de la deuda de los países menos favorecidos del continente, la acogida de estudiantes y cuadros africanos en las universidades y ls formaciones en Marruecos, las fases de regularización e integración de los subsaharianos en situación irregular en Marruecos, la financiación de proyectos de carácter socio-económico o incluso la formación de Imames, y “morchidat” a través de la Fundación Mohamed VI de los Ulemas africanos.

Esta dinámica de cooperación como está mencionado en el estudio al respecto del Instituto Amadeus “Marruecos/África: La concretización del partenariado Sur-Sur militantes y solidario”, elevada al más alto nivel por el rey Mohamed VI está íntimamente acompañada por el tejido económico nacional.

De esta forma, según dicho estudio, marruecos desea sacar provecho de su posición geográfica privilegiada y sus relaciones estratégicas con sus socios comerciales europeos, americanos, del Golfo y mediterráneos para posicionarse, desde ahora en adelante, como una locomotora económica y financiera en el continente africano.

Dicho con otros términos: habida cuenta de su alcance multidimensional, el modelo marroquí en África auspiciado por el rey Mohamed VI suscita un creciente interés en los países del continente.

 Por ello y por todas estas consideraciones, las empresas marroquíes presentes actualmente en África deben poder acompañar la Visión real, evitando proseguir acciones que no respondan a ninguna coordinación.

Marruecos es un importante actor de la economía africana. Lo será todavía màs y de manera determinante con la realización del gasoducto Nigeria-Marruecos y con los partenariados estratégicos rubricados con países como Etiopia, Kenia, Sudan del Sur y muchos otros.