Mohamed VI, América Latina y el español Lima: 29 de noviembre del 2004 (De “Apuntes de S. Jedidi)

0

 

 

 

Eran, difícilmente olvidarlo, las 15H 23 cuando me llamaron desde la recepción del magnifico Hotel Suise de Lima. En su suntuoso vestíbulo me esperaba mi buen amigo el entonces embajador de Perú en Rabat, Jorge Enrique Abarca Del Cartio, un aristócrata que concibe la diplomacia en su más noble dimensión y que nada le interesaba más que reforzar y diversificar las relación es entre Marruecos y Perú.

El Sr. Embajador me transmitió una invitación del presidente Alejandro Toledo “el cual al verte en la Tele me dijo que quería conocerte”.

Por la mañana de aquél inolvidable lunes 29 de noviembre del 2004 dije en el programa “Protagonistas” del Canal 14 consagrado a la visita de Mohamed VI a Perú que “se trataba de una histórica visita oficial de dos días que tiene por objetivo intensificar las relaciones y la cooperación entre ambos países”.

Tercera etapa de una gira real por México, Brasil, Perú, Chile y la Argentina, la visita de Mohamed VI dio una nueva dinámica a las relaciones entre Rabat y Lima en los dominios político, económico, comercial y cultural, abriendo amplias perspectivas a una prometedora cooperación bilateral.

En los medios oficiales de la capital peruana todo el mundo hablaba con admiración del exquisito acento español del rey Mohamed VI y de su forma de actuar en tanto que rey ciudadano, con una amplia cultura general y un perfecto conocimiento de España y de América Latina.

A las 16HOO en punto llegué al palacio presidencial en Lima, encontrando esperando el embajador Del Cartio y un próximo colaborador del presidente Toledo, esperándome.

Apenas saludé al presidente, el rey Mohamed VI que estaba de espaldas conversando, dio media vuelta y me vio:

– ¿Cómo está Sr. Jedidi?

– Bien Majestad, hamdulilah (gracias a Dios)

En la enorme sala, los invitados comentaban la condecoración del rey de Marruecos por el presidente de Perú con el orden El Sol del Perú, en el grado de Gran Cruz, la más importante condecoración peruana.

De repente, en un perfecto castellano y en un real humor, el rey Mohamed VI se dirige al presidente Toledo:

–         Sabe, presidente, creo que tenemos que hacer una fotografía con este señor porque es famoso por presentar en Marruecos el “Parte”

–         En este caso, respondió el presidente Toledo riéndose.

Risas… humor y… gracia real.

Mientras el presidente Toledo hablaba con el embajador, la, para mi, histórica conversación con el rey Mohamed se prosiguió en árabe.

Lo que para servidor era un inmenso honor, para mis amigos (y los que lo son menos) era un “certificado de buena conducta”.

Por ello cuando mi amigo Mounir, me obsequio con las fotografías del acontecimiento (una de las cuales ilustra este testimonio), me sentí profundamente agradecido al fotógrafo por su generosidad y al soberano por su solicitud.