Ocho frases que definen la política exterior del ‘presidente’ Trump  Carlos Hernández-Echevarría

0

Donald Trump participando en el debate de las elecciones primarias republicanas. de Estados Unidos. Mandel Ngan/AFP/Getty Images)

Donald Trump participando en el debate de las elecciones primarias republicanas. de Estados Unidos. Mandel Ngan/AFP/Getty Images)

Estas son las mejores perlas que le ha dedicado el político estadounidense al resto del mundo.

Encabeza todas las encuestas y copa todos los titulares. El millonario Donald Trump quiere ser presidente de Estados Unidos y para ello aplica la receta que le hizo triunfar en el mundo de los realitiestelevisivos: decir cosas que nadie más dice. Lleva años dejando pistas sobre su política exterior y no teme ofender a aliados ni provocar a enemigos.

“China quiere que nuestra gente pase hambre”

El Gobierno chino es uno de los objetivos favoritos de Donald Trump. Su principal queja es que Pekín “está estafando a EE UU como nadie lo ha hecho antes” mediante acuerdos comerciales injustos que Washington ha negociado mal. Puede que Trump acuse a los chinos de querer que llevar el hambre a Estados Unidos pero el magnate no les pagaría con la misma moneda: ante la visita del presidente chino, Xi Jinping, el magnate ha dicho que no le homenajearía con una cena de gala como hace Barack Obama, pero sí que le daría “un doble Big Mac” y le diría que no puede seguir devaluando su moneda.

“Voy a tener que asustar al Papa”

En una entrevista en la cadena CNN preguntaron a Trump qué haría si el Papa Francisco le dirigiera una de sus habituales críticas al capitalismo. En un giro inesperado, el candidato respondió que en tal caso “tendría que asustar” al pontífice preguntándole si sabe que el Estado Islámico tiene planes para invadir el Vaticano. No se sabe qué respondería el Papa ante un cambio de tema tan sutil pero tal vez se llevarían bien, ya que el millonario estadounidense ha dicho que Francisco “es un hombre humilde, muy parecido a mí, lo que puede que explique por qué me gusta tanto”.

“Los iraquíes deben pagar la factura de su liberación”

Irak “debe dar las gracias”, según Trump. EE UU gastó dinero y vidas en derrocar a Sadam Hussein y el republicano quiere cobrarse la factura. Tiene incluso un plan para que el gobierno de Bagdad no tenga que pagar en efectivo: en 2012 propuso tomar militarmente los campos de petróleo iraquíes y explotarlos hasta recuperar un billón y medio de dólares en concepto de gastos. Es una idea original, pero introduce un problema nuevo si los iraquíes reclaman daños y perjuicios por las 165.000 muertes de civiles desde el inicio de la invasión.

“El Gobierno mexicano nos manda a sus indeseables: criminales, traficantes, violadores…”

Si Trump aborrece a alguien más que a los chinos es a los mexicanos. Acusa al Gobierno de Peña Nieto de quitarse de en medio a sus peores ciudadanos mandándolos al otro lado de la frontera. Menos mal que Trump tiene la solución: construir un gran muro de separación porque él es “muy bueno construyendo cosas” y hacer “por supuesto” que México pague la factura de las obras. No es su idea más extremista sobre el asunto ya que también ha dicho que en vez de ocupar Irak, EE UU debería haber invadido a su vecino del sur. Tal vez si hay guerra se replanteé la idea de deportar a 11 millones de inmigrantes ilegales, no vaya a ser que se alisten todos en el Ejército mexicano.

“¿Cuánto tiempo vamos a seguir defendiendo gratis a Corea del Sur?

El político republicano no entiende que EE UU mantenga soldados en Corea del Sur sin recibir nada a cambio. Cree que los casi 30.000 soldados estadounidenses que están allí se dedican sólo a proteger el país de de su vecino del norte, así que lo normal es que Seúl corra con los gastos. La verdad es que el país asiático sí paga aproximadamente la mitad de la factura, según datos de The Diplomat, además de permitir que Washington mantenga una fuerte presencia militar fuerte tan cerca de dos rivales como China y Corea del Norte. Tal vez sus dudas provengan de que no sabe muy bien qué pensar del dictador norcoreano Kim Jong-Un: “No sé si está loco o es un genio”.

“Me llevaría muy bien con Putin”

Toda la fanfarronería que derrocha con China y México se convierte en amabilidad con Rusia. Trump está convencido de que conectaría con Vladímir Putin, por encima de asuntos como el respeto a los derechos humanos o la invasión de Crimea que considera “un problema para los europeos”. El candidato dice que los dos ya se conocen y que es alguien “con quien se puede tratar”. Quién sabe, tal vez una persona con una idea tan alta de sí mismo sea exactamente la horma del zapato del Presidente ruso.

“No debemos intervenir en conflictos sólo por razones humanitarias”

Trump no entiende que EE UU deba intervenir en ninguna crisis internacional si no afecta directamente a sus ciudadanos. Que nadie cuente con el “presidente Trump” para misiones de paz, porque ya se opuso con este argumento a las intervenciones en la antigua Yugoslavia. Otra cosa sería que su país pudiera sacar algo a cambio. Lo dijo muy claro en 2011: “Sólo me interesa Libia si nos quedamos el petróleo”

“Esta carísima mentira del calentamiento global debe parar. Nuestro planeta se está congelando”

Puede que Obama lo considere una prioridad de su política exterior, pero si Trump le sustituye las cosas van a cambiar. El republicano dice que el concepto de calentamiento global fue “creado por China para hacer a la industria estadounidense no competitiva”. Tiene además una prueba definitiva y es que este pasado invierno hizo frío. Contra eso no se puede luchar.