Polisario: Signos de una desaparición anunciada ¡Tu también, Maduro, hijo mío…! Khalil R’Guibi

0
campamentos de Tindouf o la gran estafa del régimen argelino

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

La mentora agencia argelina de prensa APS toma a todo el mundo por tonto, menor y no vacunado: acaba de anunciar la llega de una delegación del Polisario a Abiyán, siendo recibidas por ministros imaginarios.
U n método propio para cubrir y desviar la atención de los fuera de la ley y genocidas objeto de órdenes de búsqueda y detención internacionales como el jefe de sus milicias del Polisario.
Pero lo que la APS no menciona es la actual (desde hace días) limpieza “étnica” en la delegación que debe participar en la Cumbre UA/UE. Los servicios secretos argelinos han obtenido informaciones en el sentido de que el Polisario desea contactar secretamente a la delegación que acompaña al rey “para una solución al prefabricado problema del Sahara”.
Total, desde hace días, una ininterrumpida serie de arresto y detenciones sumerge a estos campamentos en una mortal incertidumbre.
De hecho, informaciones concordantes y de fuentes fidedignas de la cúpula del Frente, hablan desde hace días de una “nueva tendencia en la dirección del Polisario deseosa de encontrar soluciones directamente con Marruecos sin Argelia por medio”.
APS una agencia voz de su amo militar argelino se encarga de abortar este comienzo de esperanza recibido con clamor y con rogaciones al Altísimo.
Y es que después de Rusia, la “fiel y leal” Venezuela decide no invitar al Polisario a su festival anual de solidaridad con los pueblos africanos.
¡Tú también, Maduro, hijo mío…!