Polisario Tiempo de inquietarse Khalil R’Guibi

0
campamentos de Tindouf o la gran estafa del régimen argelino

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

 La inmensa mayoría de la población de los campamentos ha perdido toda esperanza en los espejismos argelinos. Para ella la única esperanza es Marruecos. “Si no hemos podido con África del Sur y un montón de países africanos y latinoamericanos, como vamos a poder ahora solos y desamparados. Hasta la Argelia flirtea con marruecos”.
Un  comentario entre otros. Los cabecillas pusieron a salvo a sus familias “¿Y nosotros?” tenemos a Dios y a Marruecos.
Y es que a la persistente pregunta de “Qué nos queda” nadie quiere responder. “Están ocupados en sacar a sus familias al extranjero”.
Afortunadamente los que realmente conocen “la causa” se lamentan ahora de no haber denunciado la impostura hace 42 anos, permitiendo un inútil sufrimiento de miles de personas en estos perdidos campamentos argelinos, donde no solos e han  perdido todos los bines materiales y morales, sino también el orgullo y la dignidad.
¿Y ahora? La dirección del Polisario no confía ni en Argelia y ésta tampoco confía en los cabecillas de su banda.
Duros tiempos para el Polisario que se dispone a vivir otro sin finitamente más duros
La solución está entre las manos de la población no de la dirección.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here