Política y psicología popular Mi peluquero y yo El rey tenía que ser

0

Desde ayer mi peluquero no habla ni desea escuchar nada que no sea la trágica muerte de Mohsen el vendedor de pescado de Alhucemas, aplastado por el contenedor de un camión de recogida de basura cuando intentaba salvar su mercancía.

–      Ahora estoy, como la mayoría de los marroquíes contento

–      Pues me alegro y ¿Por qué?

–      El rey acaba de dar sus instrucciones para la apertura de una investigación sobre el asesinato que es lo que es la muerte de Mohsine de Alhucemas

–      Normal

–      No. Anormal estos señores siempre se anticipan, como decimos me ha pegado y se ha anticipado para quejarse

–      Era un escándalo

–      Si. Pero lo esencial es que el rey, a juzgar por sus instrucciones, está al tanto del drama y es suficiente. Velará para que las cosas tomen el curso correcto

–      No. Es cierto. Te lo digo yo.

–      Pero debe servir para estos agentes de autoridad a comenzar cursos de respeto de los ciudadanos

–      ¡Ah! Esto ya es mucho en este país