Reflexión para empezar el día Dos mejor que uno. España: País de ricos habitado por pobres.

0

Desde Madrid

Tarik Amhih Al Mohajjir

Frase prestada que habría que devolver a su legítimo dueño. Y vaya que pasaron años. Me dolió cuando la escuché y me duele ahora cuando la escribo. Informe Semanal, un Sábado por la noche y un reportaje sobre Marruecos, creo que allá en los años 80. Hablaba sobre la miseria y la pobreza pero también dejaba caer un aire chulesco y superior típico del país vecino.

El programa que  empezó a andar en el 31 de marzo del 73, considerado el segundo más longevo de TVE a veces rallaba la objetividad. El mal de la prensa española no es sólo de ahora sino también habría que marcarlo en el guinness. Mi pobre padre siempre me solía decir que la vida es una noria, hoy estás arriba y mañana estas abajo. Entre risas me cantaba la canción de Marisol: la vida es una tómbola.

Nostalgia aparte, el otro día vi pasar a una señora. Hacía frío, soplaba aire y era de noche. Ella sin embargo, arrastraba el pie o más bien arrastraba sus últimos suspiros. Entrada en años, pelo canoso y cara cansada. Sus pies medio descalzos porque llevaba chanclas, denotaban que era una señora delgada. Apenas llevaba un vestido que le cubría el cuerpo. Habría que ponerle peso para que no salga volando por el viento. Huesos y sólo huesos caminando en pleno centro de Madrid. Me quedé mirándola y no tengo costumbre de seguir mirando a la gente. Estaba sentado en el coche y esperaba que cambiara el semáforo. Caían algunas gotas de lluvia pero ella a su ritmo. Cansino pero es su ritmo. Se dirigía a buscar sustento en un cubo de basura. Restos y alimentos caducados era su comida del día a día. Aquella lluvia de fuera empezó a derramarse dentro. De mis ojos brotaron unas gotas y de mis adentros explotó una rabia. Era una española porque la escuché hablar con una persona. El cubo estaba cerca y ella estaba a un palmo. La imaginé de pequeña sufriendo las calamidades de la guerra civil, y ahora de mayor despidiéndose de la  vida con otras calamidades de la crisis. Aquellas imágines de camiones repartiendo pan en la puerta del sol están siendo mitigadas con comedores sociales y ONGs  repartiendo alimentos no perecederos. Casi un 30% de los ciudadanos vive en riesgo de exclusión social, según un informe que ha publicado este miércoles la Comisión Europea. “Los niveles de pobreza y desigualdad salarial están entre los más altos de la UE”. La brecha entre ricos y pobres ha aumentado. Según la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social más de 12,8 millones de personas, el 27,3 por ciento de la población de España, se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión. Desde 2009, 1.320.216 personas han caído en esta situación de vulnerabilidad, lo que implica un incremento del 2,6 por ciento. Datos presentados en el 2015 y a falta de actualizaciones, estas cifras no han hecho más que crecer por que la crisis va haciendo mella en la capa social mediana por no decir que ya está acabada. La consecuencias son desastrosas, suicidios, desahucios, enfermedades crónicas, fracaso escolar, violencia de género y sobre todo mucho paro y desamparo. Los políticos a su bola, las ONGs desbordadas y nada se vislumbra en un futuro próximo. Todo esto, hay otra clase social que no está registrada, no va a los asistentes sociales porque  aún cree en su esfuerzo para salir adelante. Ensoñadores perdidos en este mundo cruel y deshonesto.

Ésta es la España que nadie quiere ver. Alemania cierra el grifo y Marruecos aquel país pobre de antaño abre su puerta. Lo poco que hay en el plato lo pueden comer dos mejor que uno.  Espero que España lo tenga en cuenta.