Reflexión para empezar el día Ecuador: Defensoría del Pueblo sin pueblo Desde Madrid Tarik Amhih Almohajjir

0

Ecuador ese país tan rico de gente noble y pobre, es noticia no solamente por sus elecciones legislativas sino también por las actividades de su defensoría del Pueblo. Presidida por un patricio medio Árabe y medio Español cuyo apellido es Benalcázar Alarcón.

A falta de un pueblo que defender, la mayoría están fuera del país buscando una vida mejor, La semana pasada se ha reunido con unos turistas saharauis y algún que otro ecuatoriano trasnochado. Para debatir sus Derechos Humanos y sus intereses monetarios, a su vez apoyar al pueblo saharaui en su lucha por la independencia. Pobre ingenuo. La lejanía a veces juega estas situaciones. Ignora que el Sáhara es solo un pretexto con el que Argelia rompe cualquier proceso de Unión Norte Africana y el Polisario no es más que un títere que lo mueva la coalición militar Argelina. Se tenía que haberse en documentado para saber que la guerra de las arenas que fabricó Ben Bella no era más que una estrategia definida para ello. El Sáhara queda lejos, de lejos quedarán sus pretensiones. De todas formas Ecuador figura entre los países con mayor percepción de corrupción durante el 2015, en el reciente informe de la ONG Transparencia Internacional en el puesto 107 de un total de 167, en el llamado Índice de Percepción de Corrupción, en que se evalúa a cada país con una escala de cero a 100. El país estuvo en el 2013 en la posición 102, un año después, en 2014, empeoró al caer al puesto 110. De los 450.000 ecuatorianos en España, el 61% ha obtenido el pasaporte español. Esta circunstancia ha facilitado su movilidad internacional pero en ningún caso ha supuesto una mejora en sus condiciones socioeconómicas. Los connacionales siguen ocupando el escalón más bajo, dedicados a tareas como peón agrícola, empleada de hogar o camarero. “Se han quedado pero emergen más precarios y más vulnerables”, de ahí que un 15% sufra problemas con desahucios.

‘EL PACTO ÉTICO’

Estas elecciones presidenciales cuentan con una novedad: ‘El Pacto Ético’, que consiste en una consulta popular propuesta por el presidente actual, Rafael Correa, con el objetivo de conocer la opinión de los ecuatorianos sobre la posesión de bienes en paraísos fiscales. Si los resultados dan el triunfo al ‘sí’, en el plazo de un año la Asamblea Nacional reformará la Ley Orgánica de Servicio Público para que aquellos funcionarios públicos que tengan bienes y capitales en paraísos fiscales, los devuelvan a Ecuador. Evidentemente es una forma de protegerse la espalda ya que el país lo han saqueado.

Expuestos estos datos ¿no creen que la Defensoría del Pueblo tiene temas suficientes con que se podía entretener? Por cierto, Rafael Correa deja Ecuador y viene a vivir a Bruselas. Será que le espera alguna puerta giratoria de alguna multinacional. Sin embargo a la Defensoría del Pueblo le vendría bien un ritual y limpias de los chamanes de la etnia Tsáchila a buen seguro le purificarán el alma y la cara.