REPORTAJE Colección  ‘IQRAa’ Los manuales con los que crecieron generaciones de escolares marroquíes Por: Mokhtar Gharbi Periodista.libre46@gmail.com

0

Hace unos días, el 22 de octubre de 2016, se inauguró en Tánger el centro cultural “Ahmed Mukmaj”, primero se su género en esta ciudad y segundo al nivel nacional. El centro fue bautizado por este nombre como reconocimiento y homenaje a este gran personaje de la cultura y de la educación.

El nombre de Ahmed Boukmakh está asociado a una época muy particular de la enseñanza de Marruecos. Es un gran talento que evoca muchos recuerdos de la infancia de varias generaciones que tuvieron la suerte de aprender a leer y escribir de forma rigurosa dentro de un sistema de enseñanza que hoy en día ha sido abandonado.

Su colección educativa de ‘Iqra’ estaba formada por cinco manuales destinados a cinco años de aprendizaje en la enseñanza Primaria. Estos manuales eran prácticos y muy apreciados para aquellos que seguían los cursos de alfabetización.

Los expertos en educación y enseñanza señalan que los temas de la colección de Boukmakh estaban cargados de valores que sembraban el amor a la nación, a la igualdad, a la hermandad, a la justicia y a la buena conducta.

Todos esos valores eran presentados con una gran calidad artística, pedagógica, moral e intelectual que contaba con una gran creatividad que radiaba su influencia en la mente y en el alma.

Desde los primeros años de la independencia de Marruecos y durante más de 20 años, existía sólo la colección ‘Iqra’ de Boukmakh como la única obra de enseñanza que estudiaron varias generaciones que aún recuerdan al pie de la letra los textos, cuentos, lecciones y ejercicios.

Una gran parte de las personas de aquellas generaciones asumen en la actualidad altos cargos, todos respetan a su maestro Boukmakh, que participó de manera notable en su formación cuando se recuerda que en la mañana del día de la independencia de Marruecos necesitaban hombres de este calibre para afrontar los desafíos.

Lamentablemente este gran personaje, hijo de Tánger, Marruecos, y maestro de la mayoría de los marroquíes, se fue de este mundo como uno cualquiera, ni en su vida, ni después fue reconocido o homenajeado como lo merecía, es una gran ingratitud e infamia.

Las generaciones que vivieron el cambio de los métodos de la educación y la enseñanza o los que están hundidos en las mismas en la actualidad, lamentan la mala situación en que vive la enseñanza con los actuales métodos que carecen de creatividad.

Boukmakh fue maestro de prácticamente todos los ministros de Educación desde la Independencia de Marruecos, que posteriormente contribuyeron paradójicamente a la debilidad del sistema educativo marroquí.

“Boukmakh es uno de los célebres hijos de Tánger y el más destacado de los cultos de su época”, explica el difunto profesor Abdessamad Al-Achab, que conoció a Boukmakh a fondo y vivió de cerca con él.

Boukmakh nació en Tánger en 1920 recibió su educación primaria de algunos de los jurisconsultos de la ciudad, después se formó hasta llegar a un nivel determinado de la enseñanza y un conocimiento que le permitieron elegir la profesión de la educación en la escuela de su maestro, el erudito Abdellah Guennoun, creada en el año1936, explica Al-Achab.

Después de varios años de trabajo y esfuerzos laborales e intelectuales en la escuela de Guennoun, “éstos empezaron a dar sus frutos en sus grandes obras educativas en la materia de enseñanza, de los cuales los manuales destinados a la infancia marroquí que han sido para ellos fuente de conocimiento y educación en los cinco años de la enseñanza Primaria durante más de dos décadas, cuando eran programadas en todas las escuelas de Marruecos”, agregó Al-Achab.

Cuando era maestro en la escuela de Guennoun, Boukmakh creó en su seno una biblioteca para sus alumnos, reunió en la misma los mejores libros infantiles conocidos en aquella época.

Abdessamad Al-Achab recuerda que en los años 40, cuando era aún muy joven, el nombre de Boukmakh aparecía como “escritor teatral, escribió y realizó varias piezas de teatro que fueron representadas en el Teatro Cervantes bajo su dirección”.

En aquellos años de los 40 y 50, Tánger vivía bajo un especial sistema político que hizo de ella una mezcla de nacionalidades y culturas que amenazaban la unidad de los marroquíes frente a la colonización en el norte (España) y en el sur (Francia).

“Boukmakh se integró en las exigencias del movimiento nacional para la liberación y la independencia de la Nación, así escribió novelas y relatos que siembran semillas del nacionalismo en la sociedad”, explica Al-Achab.

Boukmakh no sólo compuso los cinco manuales de ‘Iqra’ para la enseñanza primaria, sino también compuso un manual de Lengua en cinco tomos y de Aritmética, caracterizados por sus contenidos científicos, pedagógicos y educativos, así como una enciclopedia de la civilización y términos de las ciencias para educación básica de la enseñanza. Esta obra la dejó enteramente terminada, pero no le dio el tiempo para editarla y sacarla a la luz, cuando la muerte le sorprendió un lunes 20 de septiembre de 1993.