Sahara: El ridículo de una diplomacia panameña apergollada Por Hassan Achahbar

0
213

 

   El viceministro de relaciones exteriores de Panamá, Luis Miguel Hincapié, presentó el pasado 27 de junio un tendencioso informe sobre los supuestos logros del gobierno del país istmeño en materia de relaciones exteriores durante los tres años de la actual administración.

El Hassan Achaabar, experto en asuntos latinoamericanos
   La inesperada salida del funcionario para enfatizar en su fantaseado relato la provechosa relación con la autoproclamada “república saharaui” refleja el ridículo de una diplomacia apergollada obstinada en perjudicar aún más la ya frágil y maltrecha relación con Marruecos.
   ¿Tiene sentido el afán perturbador de ese funcionario que hace tabula rasa de los criterios de ecuanimidad en las relaciones diplomáticas, pasando por alto los lazos con Marruecos, el único país emergente del Mundo árabe y África que, hace un año apenas, abrió una embajada residente en Ciudad de Panamá?
   “En estos tres años reanudamos relaciones diplomáticas con el Sahara occidental y establecimos relaciones diplomáticas con Costa Marfil y recientemente, quizás uno de los más importantes pasos diplomáticos que esta administración ha dado, establecimos relaciones diplomáticas con China”, susurra Hincapié.
   Curiosamente, este gesto de impudicia diplomática, inmoral y condenable, se registra estando en Ciudad de Panamá la jefa de la misión diplomática panameña en Rabat, errando entre ministerios e instituciones, vendiendo quimeras y promoviendo una relación bilateral viciada de origen.
   La salida de Luis Miguel Hincapié fue a propósito. No se trata de ningún descuido u olvido de su parte. El viceministro recitaba un guion elaborado y por tanto se pretendió agradar al degenerado régimen de Argelia, mentor del ente de ficción llamado “Rasd” con el cual el anterior gobierno panameño rompió el 20 de noviembre de 2013 por considerar que no reunía los criterios internacionalmente requeridos para ser reconocido como estado independiente.
   Recordamos, una vez más, el contenido del comunicado oficial emitido por la propia cancillería ese 20 de noviembre ( http://www.mire.gob.pa/index.php/es/noticias-mire/6800- ) estipulando que “para que una colectividad humana pueda aspirar a constituir un Estado soberano, que sea reconocido por la comunidad internacional, es necesario que reúna elementos fundamentales para su existencia como son el territorio, población, gobierno e independencia”.
   En dicho comunicado,   el Gobierno panameño considera que estos elementos no se han consolidado en la creación de la “Rasd” y que “el Estado Panameño decide suspender las relaciones diplomáticas”.
    Subraya asimismo, que su decisión “se mantendrá hasta tanto culmine el proceso de paz, iniciado y mediado por las Naciones Unidas, sin perjuicio del respaldo que en el futuro se brindará a las iniciativas que a nivel multilateral se adopten en esta materia”.
 
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here