Sahara Marroquí: Argelia y su chapuza polisarista Khalil R’Guibi

0
Atados a la vida mientras que sus hermanos viven su vida en Marruecos

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Cada vez son más los altos responsables argelinos que creen que el Polisario se ha convertido en una costosa e inútil chapuza que, mancilla la imagen de Argelia en el mundo, que està causando la qujiebra del Estado argelino y que sería acertado buscar otra alternativa.
Una “embajadora” con nacionalidad y pasaporte españoles y que acaba por ser expulsada “manu mlitari” del aeropuerto de la capital peruana, serie de estrepitosos fracasos y derrotas y ahora  la Alianza del Pacifico con sus cuatro estados miembros: Chile, Colombia, México y Perú así como otros 52 observadores acaba de decidir de considerar el mapa de Marruecos de Tánger a Guira. O sea: con su Sahara Occidental. Para más detalles: que el Polisario es un pesado espejismo que ha durado lo suficiente.
Esta categoría de dirigentes argelinos con su nuevo sobresalto de sentido común tiene razón. Con el Polisario no se ira a ningún lado, si no es eternizar el drama de estas poblaciones vegetando en tiendas de campaña en sus campamentos de Tindouf.
A excepción de una especialidad y especialización en la malversación de la ayuda humanitaria internacional que va escaneándose, amenazando con otra hambruna en los campamentos, el Polisario ya no sirve más que para dilapidar escandalosamente los fondos del contribuyente argelino.
Pero lo peor es que con su ocaso arrastra a Argelia que ya no es ni la sombra de lo que era, pero menos de lo que va a ser mañana.
Y Argel sabe que Mañana o pasado, mañana retirará su generosa propuesta de una autonomía en el Sahara y con este ritmo será el CORCAS y  solo, única y exclusivamente el Corcas quien se encargue de negociar con el Polisario si negociaciones hay.