Sahara Marroquí/ONU Más clara, el agua Khalil R’Guibi

0
Atados a la vida mientras que sus hermanos viven su vida en Marruecos

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.
Para los que no lo han visto o leído se lo repito y vuelvo a publicar lo esencial de análisis al respecto del letrado Saad Sahli.
Antes, como no hay peor sordo que el que no quiera oír ni peor ciego que el que no quiera ver, recordaré lo que dijo el representante permanente de Marruecos ante la ONU, Omar Hilal (que es la voz de Marruecos en el organismo mundial) respecto a la búsqueda de una solución:
“Marruecos reitera con fuerza que la opción del referéndum ha sido definitivamente enterrada para el caso del Sahara marroquí”.
Así que se tome nota que es definitivo. En cuanto a los argumentos el letrado Sahli los esbozaba esta mañana:
La conclusión del entonces Secretario general de la ONU, Kofi Annan en su informe al Consejo de seguridad sobre lo que llamaba “inaplicabilidad del plan de arreglo de 1991 y por consiguiente el referéndum”.
Asimismo, el Consejo de seguridad descarta el referéndum desde hace 17 años preconizando en cambio, a menudo abierta y explícitamente una solución política, negociada y mutuamente aceptable.
Por ello, pese a que considera que la descolonización del Sahara se ha llevado a cabo a través su recuperación en 1975 y que el principio de autodeterminación no debe aplicarse, de modo alguno, a esta situación, Marruecos, como lo recordó ayer Omar Hilal, “sigue resueltamente comprometido en solucionar definitivamente este diferendo regional a través del proceso político bajo auspicios de la ONU”.

En efecto, el Consejo de seguridad ha determinado los parámetros de la solución política en sus 12 resoluciones sucesivas adoptadas desde el 2007. Se trata, recordémoslo de nuevo, de que la solución de la cuestión del Sahara no puede ser más que política, mutuamente aceptable y negociada en base al realismo y el espíritu de compromiso y de preeminencia de la Iniciativa marroquí de Autonomía, que el Consejo de seguridad ha saludado en más de una ocasión y en más de un tono como seria y creíble.
Una propuesta, eso lo digo (o lo copio yo) no solo es la mejor, sino la única.