Sevilla/ »Situacion del Rif y de Andalucia »: « Campanas al vuelo »

0

Los participantes marroquíes de origen rifinio que en el acto de Sevilla del día 26 de enero celebraban un encuentro en Andalucía, se contaban con los dedos de las manos, aún después de ser traídos de todo el territorio español.

 Queremos creer que la participación del padre de Zefzafi es una intervención inocente, movida por la preocupación de un padre por un hijo en momentos duros, pero los organizadores sí son responsables de cada paso que están dando en su nombre.  Es momento de aclararse. Algunos “vende-patrias” están intentando aprovechar estos foros para recibir sus honorarios a base de insultar y atacar a su propio país y a su propia gente.
Los verdaderos organizadores de este acto son colectivos de la comunidad autónoma andaluza,  encabezados por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, con una línea política más cercana al  Partido Comunista andaluz y al fallido ´Izquierda Unida´ y su actual patrocinador ´Podemos´, con lo que se puede confirmar que este acto trataba más de patrocinar una apología en contra de la soberanía marroquí  que de tratar la situación de los presos en Marruecos.
Desde que empezó el llamado “Hirak” del Rif, algunos medios de comunicación españoles y también algunos sicarios llamados periodistas que se alimentan “de la teta del terrorismo”, están llevando una campaña dirigida con este objetivo e intentan sembrar  incertidumbre sobre la soberanía marroquí, muchas veces con una ignorancia total de la historia de Marruecos (Hablando con uno de ellos, me comentaba que el Reino de Marruecos se constituyó en 1956, ¡esto es el colmo¡) Pero con la lucha de los pueblos no se puede jugar. El pueblo marroquí ha demostrado desde hace siglos y también en esta época con el tema del Rif, que su espalda está enjabonada. Cualquiera que pretenda trepar por ella va a resbalarse.
Este encuentro no ha sido más que “campanas al vuelo”,  solo ruido.
Marruecos es un país que inicia su camino democrático, nadie puede negar que todavía existen problemas que superar en el terreno de las libertades, pero tampoco nadie puede negar que Marruecos está intentando un avance y fortalecimiento en este camino democrático, y para la llamada izquierda española, les aconsejamos acercarse al oftalmólogo y comprobar su vista, para poder discernir entre el Marruecos de Hassan II y el Marruecos de Mohamed VI.
Hablar de la democratización y la justicia social en Marruecos es una cosa y hacer apología a la división de la soberanía de este país es otra muy distinta. Para algunos políticos españoles, sobre todo a los socialistas andaluces que permitieron abrir las puertas del salón de actos del Parlamento Andaluz para un evento en contra de la unidad de Marruecos, volvemos a exigirles un  posicionamiento serio y responsable en su  política de exteriores y que decidan qué tipo de relación va a seguir con el país vecino.