“Silencio, se rueda”: Mudos ante la detención en Argel de tres cámaras vascos Por Hassan Achahbar

0

Malditos son esos mafiosos e hipócritas puñeteros españoles nucleados en supuestas organizaciones de solidaridad con el “pueblo saharaui”. Tres de los suyos fueron detenidos el pasado viernes en el aeropuerto de Argel antes de ser deportados y los canallas “solidarios” se quedan mudos, calladitos y disciplinaditos.

Son tres cámaras vascos que iban a “documentar” en imágenes la semana de carnaval que se celebra cada fin de febrero en Tinduf, Argelia, pero, por la gracia de la policía argelina, eso “que parecía iba a ser una bonita experiencia”, según el diario vasco Deia, “empezó y acabó en el aeropuerto” de Argel.
Los tres vascos tenían la intención de “mostrar la realidad de los campamentos de refugiados de Tinduf”, pero vieron su sueño truncado a su llegada al aeropuerto de Argel porque, según parece, portaban “material electrónico” y no especificaron cuál “realidad de los campamentos” iban a mostrar.
“Son tres cámaras freelance que iban a hacer un trabajo voluntario y han estado retenidos y desamparados durante 16 horas hasta hoy -por anteayer- han podido regresar a Madrid aunque sin poder hacer el documental”, se queja Txus Martín, miembro de la Asociación Ferroviarios Vascos Sin Fronteras-Euskal Treenbideetako Langileak Mugarik Gabe, para quien iba a ser realizado el documental.
“A su llegada, las autoridades argelinas les retuvieron y no admitieron los papeles acreditativos que llevaban”, afirma Martin, citado por el diario “Deia”, agregando que la razón esgrimida por los argelinos para la detención de los vascos fue debido a trámites burocráticos.
“Les dijeron que les faltaban los documentos sobre el material electrónico que portaban cuando hemos estado dos meses para conseguirlos y llevaban todos los sellos de la embajada de Argelia en Madrid”, relata Martín, quien lamenta el “desamparo” y se resigna ante la “inutilidad de interponer una queja formal ante las autoridades de ese país” por lo sucedido.
“Ni la embajada saharaui en Argelia ni la argelina en Madrid han hecho nada. No les han asistido”, censura Martin.
Mientras, se siguen llegando a Argel las manadas de reclutados por los argelinos para el “Sahara Marathon” y cargadas en “vuelos oficiales”, lo mismo que las mercancías y el dinero recaudados por los mafiosos “solidarios” para “proyectos humanitarios” en los campamentos.
“Es un vuelo oficial y nunca hay ningún problema”, protesta Txus Martin, quien precisa que los tres cámaras vascos viajaron un día antes “para poder cubrir la llegada de la expedición oficial”.