Tánger, la reanimación y rehabilitación de una ciudad Por: Mokhtar Gharbi

0

Sin duda, Tánger ha mejorado mucho, desde la llegada al Trono del Rey Mohamed VI hace 17 años, sobre todo en los últimos cuatro-cinco años, si se compara en el antes y en la actualidad, pero lo importante, se está caminando hacia delante y crece. Pero, hay que tener un poquito de paciencia y que esto continúe adelante, porque faltan cosas importantes relacionadas con el bienestar de lo ciudadanos.
Esta nueva andadura de la ciudad, se debe, precisamente, a que el Rey se ha encargado y se ha preocupado personalmente para que se muevan las cosas en esta ciudad, quien sufrió mucho de un terrible abandono durante más de  tres décadas.
Tánger ha vivido diferentes etapas en su vida como ciudad histórica, turística, artística, cultural y económica, en todos los aspectos de diversidad e interculturalidad. Entre los años 1923 y 1956 Tánger era el destino perfecto para muchos soñadores. El 18 de diciembre de 1923 se firmó el Tratado definitorio del « Estatuto de la Zona Internacional de Tánger ». Este episodio marcó profundamente el carácter de la ciudad y de sus habitantes. El Tratado fue vigente hasta el 20 de octubre de 1956, fecha de la reincorporación definitiva de la ciudad de Tánger al Reino de Marruecos. Pero, transcurrieron malos tiempos para la ciudad, que azotó toda la zona norte, tras la Independencia de Marruecos en 1955, hasta que por fin llegó el tiempo de la relajación, en el año 2000. En aquel año se decidió que la ciudad necesitaba una renovación y un lavado de cara, particularmente en lo relacionado con la infraestructura.
Es necesario recordar que durante años, la ciudad fue reinada por mala gente que la llevaron a hundirse en actividades oscuras. Tánger fue sometida a un cruel abandono político, social y económico desde los primeros años de la Independencia, lo que facilitó a un puñado de corruptos a apoderarse de la ciudad.
Por todo aquello, hubo la necesidad de encontrar algún camino para el desarrollo económico y social del norte de Marruecos, incluida Tánger.
En este contexto, la presencia de España puede formar un instrumento vital, tanto a través las instituciones estatales, como por parte de las ONGs, si sus compromisos sean bien estudiadas y bien efectuadas sobre el terreno, porque últimamente se habla mucho, con tono crítico, de que algo falla en la ejecución de algunos proyectos de colaboración que padecen de credibilidad y transparencia.
La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), llegó en un año determinado a presupuestar 4.000 millones de pesetas de aquella época. Al principio, para el norte de Marruecos, aunque saltaron quejas sobre dónde han podido llegar estos cuatro mil millones.
La proximidad de España a Marruecos, Tánger como la puerta más cercana, privilegia a esta ciudad como la mejor entrada para que las empresas españolas operen en el norte de África, en un momento en que la crisis reina en Europa, incluyendo a España.
En este contexto, el crecimiento de la construcción de viviendas actualmente, en la ciudad norteafricana hay en marcha decenas de promociones inmobiliarias de capital español, tanto en la costa atlántica como en la mediterránea, además en el centro urbano, los talleres de la conversión del antiguo puerto (que deberá estar acabado, en principio,  en 2017, se tiene previsto invertir hasta 620 millones de euros), el nuevo puerto Tánger Med, la maquinaria e infraestructura industrial y agroalimentaria, la industria del motor, la minería, la energía renovable, el textil y la electrónica, la construcción de nuevos hoteles, centros comerciales, lugares de ocio y un sinfín de proyectos que están en camino de terminar, todo esto convierte a esta ciudad en un centro económico muy activo, donde las empresas españolas están presentes y deben reforzar su presencia, y donde tienen muchas oportunidades.
Actualmente, Tánger vive la segunda fase de su calificación, la primera ha sido lanzada en 2006 cuando el Rey Mohamed VI dio sus instrucciones y asistió a la firma de los convenios que sirvieron de base para la reanimarla y lavar su cara de las impurezas que la han desfigurado.
El programa tenia como objetivo una preparación global para la calificación y la rehabilitación de la ciudad, en vísperas de lograr un desarrollo total, no sólo para Tánger, sino para toda la región. Así, se han realizado muchos y grandes proyectos de gran interés y beneficio para los ciudadanos y la imagen de la ciudad.
De este modo, los quienes conocían la ciudad de Tánger antes de 2009 se sorprenderán por los cambios, casi radicales, que la han transformado.

         Con uno de los puertos más importante del Mediterráneo, Tanger Med, Tánger ya es la principal puerta de salida de las exportaciones marroquíes al resto del mundo, con sus grandes infraestructuras y su gran capacidad para el volumen de transacciones marítimas, facilitadas por una amplia red de autopistas que conectan Tánger con toda la geografía marroquí.

   La región de Tánger como polo económico e industrial en la zona norte de Marruecos, se está convirtiendo en un polo de atracción de inversiones y población, gracias a la estabilidad política, económica y social de Marruecos. Esto convierte a Marruecos en una plataforma de entrada en los mercados africanos, y países subsaharianos. Además del crecimiento de diversificación de la economía marroquí, dado que la economía del país se está ampliando con otros sectores que ayudan a los acostumbrados, los de agricultura y turismo. En la actualidad se incluye en gran magnitud la industria, la energía y la automoción.

   El puerto de Tanger-Med es el principal puerto de Marruecos que le situa como enlace entre el Atlántico y el Mediterráneo, es una posición privilegiada que lo llevará a ser un puerto que facilita el comercio marítimo entre tres continentes: África, Europa y América.

    Según los expertos “Esto significa que un solo puerto va a superar y prácticamente duplicar todo el tráfico marítimo de mercancías por vía marítima de toda la Comunidad de Andalucía, y lo hará a escasos kilómetros de Algeciras, Cádiz y Málaga, por citar solo los tres grandes puertos andaluces. A nivel europeo el puerto de Tánger será equiparable al de Rotterdam y Hamburgo y, según todos los pronósticos, estará dentro de ese privilegiado grupo de los 10 mayores del mundo, al lado de puertos como el de      Singapur, Hong Kong, Shanghái, Nueva York, etc. Por otro lado, el puerto afectará al movimiento de pasajeros a través del Estrecho. Actualmente ya está operativa una gran terminal para ferries con capacidad para embarcar pasajeros, coches y camiones”.

    Paralelamente a estos cambios,  otro aspecto muy significativo, el de que su Universidad se está desarrollando  proyectos conjuntos con Universidades españolas para intensificar el potencial del sector turístico en la región.

La cuidad del Estrecho se convertirá en una de las  grandes metrópolis internacionales, gracias a otro gran proyecto bautizado con el nombre de  “programa Tánger-Metrópoli”  que ha sido lanzado, por el propio rey Mohamed VI y bajo su supervisión.

Este proyecto inédito que se concluirá a los finales de 2017,, con una inversión de 7.663 millones de dírhams (750 millones de euros), tiene presentes los elementos fundamentales que estructuran una metrópoli orientada hacia el futuro, a saber el entorno urbano, social, deportivo, económico, cultural y religioso.