Tánger, monumentos históricos y sitios arqueológicos Por Mohammed Mrini (traducido del francés por M.Gharbi)

0
Mohamed Mrini, periodista tangerino

 

 En respuesta a los rumores que corren, la condena a muerte de Borj Naam ha sido pensada y murmurada. Ya que en nuestra casa, en este querido país, la cultura del ” Comunicado de Prensa ” no existe o no existe hasta después de la ejecución, los habitantes de la Kasbah deben esperar, una mañana triste, el ruido de los martillos, los gruesos martillos y otras herramientas ejecutando este monumento histórico.

     Hay que recordar que todo megaproyecto es concebido, ordenado y puesto en ejecución por Rabat; es decir que a los “otros” se” los “convoca”, los hacen  reunir para decirles de manera muy oficial:
    «Decidimos y así será. El debate es abierto». Desde luego un debate para la forma, para la postal democrática que los medios de comunicación se encargarán de enviar a la izquierda y a la derecha. ¿Qué hacer? Para plantear la cuestión Lenin. Hasta es muy simple, simplista.
     Crear, por especialistas: historiadores, arqueólogos, arquitectos, profesores-investigadores en materia de historia y en materia de arqueología, periodistas, una asociación para la defensa del patrimonio histórico, arqueológico y arquitectural, de Tánger.

Y, lo más importante, este importante que será el corazón-mismo de esta asociación, su dinamo y su peso – presión: entre 80 y 150 adherentes con tarjetas de miembros, que asisten a las reuniones, a las asambleas generales, que votan, que emiten sus  reservas, que participan físicamente en los trabajos.
     Con una asociación igual, está seguro que los “responsables”, hasta los de Rabat, tendrán en cuenta esta “muralla-asociación” antes de decidir cualquiera  que sea concerniendo a los patrimonios de la ciudad.
     Estamos listos, nosotros los tangerinos, los del Liceo público, los del Liceo francés, los del Liceo español, los ricos, los pobres, los niños de notables y los de X Ben X, … ¿ Estamos dispuestos a defender nuestra ciudad, a tener el DERECHO, como sociedad civil, sociedad civil que pone a un lado sus colores partidarios, estamos dispuestos a unirnos para la defensa de los monumentos históricos y de los yacimientos arqueológicos de nuestra querida ciudad? Es una cuestión que se impone.
    Por fin, debo recordar que hay unas asociaciones que ya existen, pero es casi un asunto de ” Entre – amigos “, con mi respeto a algunos miembros quienes creen firmemente en su noble y ciudadana misión.