Terrorismo: Las fuentes de financiación

0
¿Se imaginan los kilómetros que ocupaba o ocupa aun Daesh en Irak y en Siria? ¿Qué potencia regional e incluso internacional lo puede hacer durante años

 

En Naciones Unidas, en Ginebra o en Astana, en las cancillerías mediorientales u occidentales, desde y para siempre, todo el mundo habla de las fuentes de financiación del terrorismo y la “urgente necesidad de secar estas fuentes”.

 !Colmo de hipocresía! Los que hablan así son, justamente, los que han creado, armado, entrenado, financiado y teledirigido al terrorismo con, eso sí, algunos poco graves daños colaterales.
No. Ninguna capital occidental ignora el origen de estas fuentes de financiación ni lo que se debe hacer para secarlas en menos de 24 horas.
¿Se imaginan los kilómetros que ocupaba o ocupa aun Daesh en Irak y en Siria? ¿Qué potencia regional e incluso internacional lo puede hacer durante años y… ¡lo que te queda por rondar, morena!.
Los más fuertes (o los más preparados) no ha podido ni con el rudimentario Yemen. Lo que explica que la presencia y el ejercicio del poder y de la “soberanía” por Daesh en Irak o en Siria es una conjugación de esfuerzos entre muchos, sobre todo los que tienen y pueden.
La hazaña de Daesh no pasara a ser materia de estudios en  los manuales militares porque, desmoronándose, revelará, aunque Estados Unidos se esfuerza en evitarlo, todos sus secretos.
Ayer mismo en Mosul, las autoridades iraquíes detuvieron a decenas de extranjeros, en su mayoría saudíes, “combatientes” de Daesh ocultos en túneles. Inmediatamente irrumpieron oficiales americanos para verificar si no había algún pez gordo que podría “saber más de lo necesario”.
Agoniza Daesh. No obstante, agonizar  significa ni mucho menos desaparecer. Bagdad y Damasco y con ellos, Teherán y Moscú conocer la naturaleza y la procedencia de “nuevas promesas” a la organización terrorista de protección y apoyo de todo tipo.
Daesh no se ha rendido… no se rendirá porque su jefe supremo nunca fue Abu Bakr Al Bagdadí muerto, según diferentes y variadas fuentes.
Y es que los que hablan de las fuentes de financiación del terrorismo son los que lo financian.