Una excursión verde y fresca

0

 La Asociación Al Boughaz de Tánger y la Asociación Marroquí para un medio ambiente sostenible  AMED, organizaron ayer, domingo 26 de marzo, en el marco de celebrar el Dia Internacional de las Bosques, una excursión dedicada al descubrimiento del Parque Perdicaris y la reserva natural Spartel de Tánger.


Fueron tres etapas de excursiones através la Reserva Natural urbana de la ciudad de Tánger: El Parque Natural de Perdicares, Agla, el camino llamado romano (primera salida hacia el Mirador de Rmilath), Chorral, Danabo (segunda salida), Sloqia con la tercera salida.

Los presidentes de las dos asociaciones, Rachid Tafersiti y Lotfi Chraibi, encabezaros decenas de de personas participantes en esta excursión, miembros de las dos asociaciones y estudiantes, planeada por visitas guiadas por  Mohammed Ali Cherif D’Ouazzanne, Responsable de la Comisión de Educación al Desarrollo Duradero AMED.

 Los circuitos fueron los siguientes:
Circuit 1: Perdicaris – Agla Mirador (1h 30).
Circuit 2 : Perdicaris – Danabo (2H 30).
Circuit 3 : Perdicaris – Sloqia (3h00)
 Antes se llamaba Bosque de Rmilat, un sitio salvaje, que nadie atrevía a entrar es sus casi ignorados espacios. Actualmente, es un espacio verde, histórico, patrimonial y de interés para los ciudadanos y el medio ambiente, bien rehabilitado, con nombre nuevo, Parque Perdicaris. Uno de los espacios más valiosos entre los sitios clasificados en Tánger como Patrimonio Nacional, una parte de la reserva natural urbana. Repleto de jardines botánicos naturales, con plantas salvajes, algunos raros que no existen en otras  partes.
 El gran espacio que cubre las zonas citadas antes, entre ellos el Parque Perdicaris, Rodea la ciudad por el oeste, con una altura máxima de 327 metros.
De bonito paisaje y arbolado, en él destaca con el castillo de Perdicaris, este parque de 67 hectáreas, se caracteriza por la mezcla de la flora mediterránea y exótica, la abundancia de aves, sobre todo migratorias y las magnificas vistas sobre el océano. Está  rodeado de  magnificas mansiones y el Palacio Real, es el pulmón verde de la ciudad.
Situado a 10 minutos del centro de la ciudad, este lugar mágico nos da la impresión perderse en la campiña de Tánger mientras que las nuevas construcciones merodean alrededor. Perdido en medio del bosque de R’milat, el parque casi desemboca en las aguas del estrecho y ofrece vistas impresionantes al mar. Con una historia particular, el lugar conserva su armonía con la naturaleza que alía una vegetación mezclada influenciada por el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico.
La Historia del Palacio Perdicaris
   En 1872, un rico diplomático americano, John H. Perdicaris, propietario del terreno,  su esposa afectada por tisis, construyó para ella la Villa  en el parque estableciendo todo tipo de plantas exóticas, la residencia fue construida de arquitectura influenciada por el aspecto cosmopolita de la ciudad de la época. Todo el parque se integra perfectamente con la composición del paisaje. Pero en 1904, el diplomático está retirado por Moulay Ahmed Raïssouni, que le solicita un fuerte rescate. Después de su liberación, Perdicaris vendió su terreno de 70 Ha, y deja Marruecos. En 1959, el Estado marroquí se convierte en propietario de este magnífico terreno.
   El parque es un bonito paseo donde los tangerinos y los visitantes vienen a pasar sus domingos, rehacerse y probar el verdor de la naturaleza que falta increíblemente en el centro de la ciudad.