“Una vela en la obscuridad” Éxodo de bancos y empresas de Cataluña

0

Debido a la lo que considera como situación de incertidumbre general por el desafío independentista en Cataluña, el banco español Mediolanum ha decidido hoy transferir su sede social de Barcelona a valencia

La totalidad de accionarios de este banco aprobó esta transferencia para garantizar los intereses de los clientes, mantener la normalidad y asegurar un marco estable para el desarrollo de sus actividades bajo la supervisión del Banco central europeo (BCE).
En un comunicado publicado hoy mismo, Mediolanum que forma parte del grupo italiano bancario Mediolanum, especialista en consejos financieros y presente asimismo en Italia y en Alemania, explica que esta decisión, tomada por razones “estrictamente económicas y comerciales”, no implica la transferencia de los centros operativos del banco ni sus empleados que permanecerán en Barcelona.
Muchas entidades bancarias y empresariales catalanas han decidido contemplar o encarar una transferencia de su sede social fuera de Cataluña. Es el caso del banco Sabadell que decidió ayer transferir su sede social de Barcelona a Alicante y Caixabank, cuyo consejo de administración se reúne hoy para aprobar una transferencia de su sede social hacia Palma de Mallorca ( Baleares), una decisión ya tomada por la Comisión ejecutiva del banco.
El fabricante textil Dogi International Fabrics ha decidido asimismo ayer transferir su sede de Barcelona a Madrid mientras que el grupo de biotecnología, Oryzon Genomics ha anunciado el miércoles la transferencia de su sede social de Cornellà de Llobregat (provincia de Barcelona)à a Madrid.
Según el diario económico español Expansión, más de 200 empresas han optado por la transferencia de su sede social de Cataluña hacia otras regiones españolas durante el segundo trimestre del 2017.
Recordemos que un referéndum de autodeterminación ilegal fue organizado el domingo pasado en Cataluña por el gobierno regional a pesar de su prohibición por el tribunal constitucional español. El Gobierno español ha juzgado este plebiscito “ilegal” y “abiertamente contrario al marco jurídico fundamental español”.

(Con LaQuotidienne)