Buenas noches MarruecosCrónicasFeatured

100 días del gobierno de Akhannouch: un resultado positivo para la mayoría, varias oportunidades desperdiciadas para la oposición

Valoración

Por: Khadija TAHIRI (MAP)

El Gobierno de Aziz Akhannouch se acerca a la barra simbólica de los primeros 100 días en el poder, una oportunidad, como es costumbre en las sociedades democráticas, de hacer balance de los primeros logros alcanzados y poner a prueba la capacidad del Ejecutivo para cumplir sus promesas, ya sean las incluidas en los programas electorales de los partidos mayoritarios, o las previstas en el programa de gobierno.

Los primeros 100 días de vida de este gobierno estuvieron marcados por multitud de desafíos relacionados principalmente con las repercusiones socioeconómicas del Covid-19, y los esfuerzos que ello implica para reactivar la economía y preservar los empleos y las compras de los ciudadanos.

Para enfrentar estos desafíos, el gobierno ha hecho del fortalecimiento de los pilares del estado de bienestar una prioridad. Esto fue confirmado en el programa de gobierno que incluía un conjunto de compromisos que atestiguan la dimensión social de las futuras políticas públicas, en particular la creación de un millón de puestos de trabajo en los próximos 5 años y la implementación del sitio de la generalización de la protección social, además de sacar a un millón de familias de la pobreza y la vulnerabilidad.

La dimensión social también ha estado presente en la acción de gobierno. En efecto, el Ejecutivo celebró 11 consejos de gobierno en los que se debatieron decisiones, leyes e informes relativos al aspecto social.

El Jefe de Gobierno, Aziz Akhannouch, además, lo afirmó en su discurso de apertura del Consejo de Gobierno del pasado 23 de diciembre, destacando que este compromiso refleja la elección del Ejecutivo relativa al fortalecimiento de los pilares del Estado social, a través de actos y decisiones que tienen un impacto concreto.

Como parte de la implementación del trabajo de generalización de la protección social, el gobierno ha tomado, desde el nombramiento de sus miembros el 7 de octubre y la aprobación, el 13 de octubre, por el Parlamento del programa de gobierno, una serie de medidas y aprobó un una serie de decretos y proyectos de ley destinados a generalizar la protección social y beneficiarse del régimen básico del Seguro Obligatorio de Salud (AMO) y el de pensiones para las categorías de profesionales, trabajadores por cuenta propia que ejercen una actividad liberal.

Si estas decisiones e iniciativas despertaron una respuesta favorable de la mayoría parlamentaria en la Cámara de Representantes, que consideró que el desempeño del gobierno durante los primeros 100 días fue « positivo », la oposición, en cambio, señaló que el gobierno no ha cumplido.

En tal carácter, Allal Amraoui, parlamentario del Partido Istiqlal, uno de los tres partidos que forman la mayoría gubernamental, dijo que la actuación del actual gobierno es muy reveladora y positiva.

En declaraciones a la MAP, Amraoui indicó que el programa de gobierno y la ley de finanzas 2022 incluían muchos compromisos electorales de los partidos que forman la coalición de gobierno, en particular los relacionados con el fortalecimiento del estado social, destacando que el gobierno se encauza, un mes después de su formación, a redactar los decretos relativos al lugar de protección social, iniciativa que hay que acreditar al gobierno de Aziz Akhannouch.

El Ejecutivo también ha puesto en marcha, dijo, importantes iniciativas para reforzar la resiliencia de la economía marroquí y consolidar la soberanía nacional en muchos ámbitos, destacando la interacción del Gobierno con las expectativas de la sociedad, tomando una serie de decisiones que en ocasiones han permitido mitigar los efectos de la crisis sanitaria en determinadas profesiones.

Además, el gobierno reaccionó rápidamente para mantener la estabilidad de precios de ciertos productos básicos, que registraron un aumento significativo, al asignar anualmente 16 mil millones de dirhams al fondo de compensación para sostener el precio del gas butano, el azúcar y la harina de trigo blando, continuó Amraoui.

Consideró, por otra parte, que la formación del gobierno a partir de tres partidos políticos constituye « un punto de inflexión decisivo » en el camino hacia la consolidación del edificio democrático del Reino, respetando los resultados del proceso electoral que han permitido a los partidos màs votados  formar el gobierno y gestionar los consejos de las regiones, lo que fortalece la convergencia entre el Centro y las regiones y le da una dimensión territorial a las políticas públicas que lleva a cabo el gobierno.

Agrego que el Ejecutivo actúa de acuerdo a un enfoque marcado por el sello de eficiencia y eficacia, lo que ha resultado en una buena gestión del tiempo político, pues en un mes se organizaron las elecciones, el gobierno y las estructuras de las dos cámaras del Parlamento han conformado, además de la presentación y aprobación de la ley de finanzas para el año 2022.

Por su parte, la diputada Khadouj Slassi, de la Unión Socialista de Fuerzas Populares (oposición), estimó que tras 100 días de ejercicio, el gobierno de Akhannouch « perdió la oportunidad de recuperar la confianza de los ciudadanos en la política del actor, para asegurar las condiciones de la reforma en el respeto del estado psicológico y social de los ciudadanos, especialmente en este período de crisis sanitaria”.

Slassi afirmó, en una declaración similar, que en sus primeros 100 días de actividad, el gobierno no envió señales fuertes para recuperar la confianza de los ciudadanos, sino que tomó decisiones « unilaterales » e « inesperadas » que han sacudido la confianza de los ciudadanos.

Consideró, en este contexto, que el recurso a criterios selectivos y la limitación, a los 30 años, de la edad de contratación de los directivos de las academias regionales de educación y formación es el ejemplo más elocuente.

Durante estos primeros 100 días, el gobierno se distinguió por el uso « obstinado » de la fuerza numérica y la reducción de los roles constitucionales de la oposición, lo que socava los principios de la democracia participativa y la confianza en la acción política y en las instituciones del Estado, agregó Slassi.

« Cien días no son suficientes para lograr grandes logros, pero son suficientes para enviar señales que pueden devolver la confianza a los ciudadanos que esperan ansiosamente un cambio real y tangible en sus condiciones sociales y económicas », continuó Slassi, señalando que el actual el gobierno no ha logrado este objetivo.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page