Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Lo que cuesta el Polisario a Argelia: Gas/petróleo y pateras

Todo es posible

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

La inmensa mayoría de los argelinos se preguntan qué pecado ha cometido su país para merecer lo que le está sucediendo con la adopción de las milicias del Polisario.

Potencia productora y exportadora de gas y petróleo, en tan solo esta semana casi un centenar de balseros argelinos han llegado a las costas españoles huyendo del infierno en su país y buscando una vida más digna.

Nadie olvida en Argelia lo que era su país antes de creer que podía desestabilizar injustamente y sin motivo a su vecino marroquí, creando, armando, financiando y teledirigiendo a las milicias del Polisario.

Casi 45 años después, lo que es el Sahara marroquí y lo que son los campamentos argelinos de Tinduf. O dicho con potras palabras: lo que es Argelia, su potencial económico, su imagen mundial y su impacto continental y lo que es Marruecos, su presente y su futuro.

Los generales argelinos y sus surrealistas cálculos han llevado/llevan al país hacia un suicidio.

Sin embargo… sin embargo, la solución es simple y noble: sentido común.

Ni vencedores  ni vencidos… solo equivocados.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page