Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia/Polisario: Lo que era y lo que es

El precio de una impostura

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Entre los objetivos de los generales de Argelia de crear (o adoptar) al Polisario figura una dimensión estratégica: la de servir como válvula de enfriamiento (switch) en caso de agitación social o revueltas internas, invocando “amenaza exterior”.

Sin embargo, nadie entre la dirección argelina se imaginaba que su inoportuna creación les iba a durar 45 años y que les iba a costar su economía, su imagen y su credibilidad.

Tampoco había quien podía imaginar que un día los argelinos con su gas y petróleo se convertirían en balseros en busca de otra vida, otro país.

La solidaridad con los propios antes de los extraños.

Hoy el debate al respecto va cobrando cuerpo entre los máximos dirigentes civiles y militares argelinos, aunque la oposición a esta/aquella opción sigue siendo el “pecado mayor” de la política argelina.

Los que han preguntado lo que ha ganado, lo que gana y lo que puede ganar Argelia con milicias lo han pagado caro. Algunos afortunados de ellos fueron descartados y “advertidos”.

Razón de Estado que va perdiendo razón de ser e interés en el seno de la sociedad e incluso la nomenclatura argelina.

Tiempo de rectificar. Tiempo de remodelar. Lo que sirve y lo que no sirve. Argelia ante el dilema de su presente y futuro.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page