CrónicasFeaturedMarruecos, esta tarde

20 agosto 1953: Erase una vez… una Revolución del Rey y del Pueblo Por Dr. Mohamed Bouissef Rekab

La historia... nuestra historia

 

Dr. Mohamed Bouissef Rekab
Profesor/Analista

Los pueblos del mundo celebran, cada uno en su país, una fecha que los define y que da valor a su dignidad como personas libres e independientes. Esa fecha se convierte de manera oficial en el día nacional de esa nación.

En nuestro país, cuando estaba bajo dominación extranjera (Francia y España colonizaban nuestra nación), el pueblo, en estrecha comunión con SM el Rey Mohamed V (abuelo de SM Mohamed VI), decide levantarse para exigir la independencia de la patria; este movimiento de liberación se cerraría el año 1953 en su primera fase; la segunda parte sería la que sigue con el retorno de SM el Rey Mohamed V a Marruecos. Todos sabían que el camino sería largo y espinoso, pero no por eso desistieron de su empeño.

Por eso, hoy, viernes 20 de agosto de 2021, el pueblo de Marruecos, junto a su augusto monarca SM Mohamed VI, conmemora el 68 aniversario de la gloriosa Revolución del Rey y del Pueblo.

Debemos subrayar que el nacionalismo marroquí ya había presentado la Declaración de Independencia el 11 de enero de 1944 en El Cairo, plasmando así la voluntad del pueblo de Marruecos y su firme voluntad de liberación del yugo extranjero. El movimiento nacional marroquí, que reivindicaba la independencia de la nación no daría ni un solo paso hacia atrás hasta que sus esfuerzos se vieron culminados con la liberación del país en 1956 con la unión inquebrantable del llorado monarca Mohamed V y del conjunto del pueblo de Marruecos.

Los colonialistas, viéndose aplastados por la voluntad del pueblo marroquí que exige la obtención de su independencia, deciden desterrar al rey, símbolo de la unidad nacional: ante el empuje imparable de las exigencias del pueblo marroquí, SM Mohamed V y la familia real van a ser desterrados el día 20 de agosto de 1953 por Francia: el rey acababa de negarse a abdicar del trono de sus ancestros, a pesar de atemorizarle con el destierro. Hecho que se efectúa y SM el Rey Mohamed V y la familia real son exiliados en la lejana isla de Madagascar. Los franceses consideraban que cuanto más lejos estuviera el rey de su pueblo, más tranquila se quedaría la gente en el país.

Esta cruel iniciativa del colonialismo francés se consideraba –como hemos dicho- como un aliciente para que el pueblo frenara sus ímpetus nacionalistas y exigencias de independencia. El resultado fue totalmente contrario: la resistencia a la colonización creció de tal manera que los franceses se vieron forzados a doblar la rodilla. Todo el país entró en la dinámica de una resistencia encarnizada frente a las ambiciones extranjeras en Marruecos.

Las exigencias del pueblo de Marruecos eran claras: el retorno de SM el Rey Mohamed V al trono de sus ancestros en tanto que símbolo de la unidad de la nación y portador de la libertad y la independencia. No se aceptaba ninguna otra solución. Los extranjeros tuvieron que aceptar estas exigencias y SM el Rey Mohamed V regresó a la nación para culminar el esfuerzo con la independencia del país.

Que nadie intente borrar lo fuertes lazos que unen pueblo y trono en nuestra querida nación; el objetivo ha sido, lo es en el presente y lo será para el futuro, una lucha para la obtención de legítimas aspiraciones para construir entre todos un acaecer prometedor que ofrezca seguridad, estabilidad y paz a nuestras generaciones futuras; lo que se pretenda desde otras latitudes no debería molestarnos en absoluto, porque lo que hacemos, lo realizamos convencidos de salir airosos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page