Antes de olvidarEn voz alta

20 años de reinado: 20 años de consolidación de una política exterior independiente y diversificada, Brahim Fassi Fihri 

Texto: Brahim Fassi Fihri Presidente fundador del Instituto Amadeus Traducción: Mokhtar Gharbi

 

20 años! Con motivo del vigésimo aniversario de la entronización de SM el Rey Mohammed VI, los homenajes, análisis y “comentarios” sobre los 20 años del reinado del Sultán se han multiplicado, tanto a nivel nacional como internacional.

El simbolismo de dos décadas es fuerte, para un pueblo profundamente apegado a su Rey, para un país lleno de modernidad y para un Monarca que habrá marcado los espíritus por su estilo, sus iniciativas tomadas y su visión. Un reinado encaja, por definición, en el largo tiempo. Si bien el comienzo de una tercera década es obviamente de gran valor simbólico, sigue siendo solo un punto de escenario, entre otros. Por supuesto, no es el momento de la evaluación ni la oportunidad, demasiado fácil, de sucumbir a un inventario correcto, especialmente porque se identifican las dificultades, se conocen los males y se tienen han sido identificados con lucidez por el propio Jefe de Estado, en ocasión de recientes discursos reales. Estos 20 años son más una oportunidad para detener el tiempo, para retrospectiva de un Marruecos estable, a menudo citado como un ejemplo, que atrae, quién se mueve y quién avanza. Estos 20 años también permiten iniciar una introspección productiva y comenzar un (re) cuestionamiento lúcido, pragmático y objetivo. Como tal, es de suma importancia pensar en un modelo de desarrollo revisado, más justo, más igualitario, más inclusivo y más innovador. Es en este contexto que el Instituto Amadeus, que ha estado trabajando en el tema durante varios meses, publicará en breve un Memorándum de propuestas concretas y operativas.

   Entre las muchas evoluciones y transformaciones concretas experimentadas por nuestro país en los últimos 20 años, no podemos sino enorgullecernos del enriquecimiento y la diversificación de las relaciones de Marruecos con su vecindario, su continente y el mundo.  Está claro que si el Rey Hassan II logró magistralmente colocar el Reino en el mapa de los países que importan, haciendo que, en particular, Marruecos sea un eje de la relación entre Occidente y el mundo árabe y musulmán, Mohammed VI, por su parte, ofreció al Reino una política exterior real fuerte, consistente, pero en su mayoría independiente.

   En 20 años, Marruecos ha aprobado, a nivel internacional, el estado de país intermedio, país de entrada o “intermediario honesto”, el estado de jugador de campo en el juego internacional, maestro de sus relaciones externas. El Reino, a través de la Visión Internacional de SM el Rey Mohammed VI, por lo tanto, tiene una doctrina de política exterior propia, basada en la preservación de sus intereses nacionales, la diversificación de asociaciones estratégicas y el refuerzo incansable de Cooperación multidimensional Sur-Sur.

   Esta Doctrina Real comenzó en París el 20 de marzo de 2000, durante una Visita de Estado a París. El Soberano pronunció una frase, que desde entonces se ha convertido en una expresión, que redefiniría las relaciones del Reino con la Unión Europea (UE): “más que asociación, menos que membresía”. Por esta expresión, Marruecos estaba matando dos pájaros de un tiro; romper con el recuerdo de una demanda descuidada y poco realista de membresía, expresada a fines de la década de 1980 y romper la dinámica del asalto y el paternalismo europeo con respecto al Reino. Este deseo marroquí de co-construir su relación con la UE llevó al establecimiento del estatus avanzado, la primera asociación de este tipo, en octubre de 2008 y la primera Cumbre Marruecos-UE, también la primera de su tipo, en marzo de 2010.

   Esta asociación “excepcional” entre las dos partes no impidió la distensión de sus relaciones entre 2016 y 2018, tras la cancelación por parte del Parlamento Europeo de los acuerdos de agricultura y pesca Marruecos-UE. Esta crisis de casi tres años ha permitido, tras la congelación por parte de Marruecos de varios componentes políticos de esta asociación (incluida la migración y la seguridad), resaltar el deber de claridad de la UE y sus miembros y instituciones cara a Marruecos y su integridad territorial. La votación, a principios del año, del Parlamento Europeo a una gran mayoría de los diputados, las nuevas versiones del Acuerdo Agrícola Marruecos-UE y el Acuerdo de Pesca Marruecos-UE permitieron materializar esta expresión de claridad necesaria para una asociación sostenible y equilibrada. Además, la declaración política conjunta, hecha pública al final del Consejo de Asociación Marruecos-UE en junio pasado, pedía la refundición y reequilibrio de la Asociación Marruecos-UE. El uso, en este mismo texto, por primera vez del término “prosperidad compartida” es la expresión del carácter novedoso y único de la relación que une el Reino a Europa. Este nuevo estado en construcción, aún más “avanzado”, corresponde a una innovación en el corpus europeo, que Marruecos está nuevamente en el origen. Inicia, de hecho, la creación de un “espacio” euro-marroquí común llamado a ser dinámico y evolutivo en el tiempo. La Asociación Estratégica Marruecos-UE está funcionando bien. Está viva y dinámica de acuerdo con la Visión de SM el Rey Mohammed VI y los más altos intereses de Marruecos, preservando su integridad territorial en mente.

   Sin embargo, a pesar de la importancia de esta Asociación Estratégica como una “excepción” para ambas partes, el Reino, tal como lo recordó el Soberano con motivo del Discurso del Trono de 2016, “no está en manos de nadie”. Marruecos, bajo el liderazgo de SM el Rey Mohammed VI, es uno de los pocos países del mundo que se beneficia tanto de un acuerdo de libre comercio con la UE como con los Estados Unidos, un importante aliado fuera de la OTAN. La doctrina internacional de Marruecos llevada por el Soberano es por naturaleza independiente. Aboga por la diversificación de asociaciones institucionales estratégicas con las principales potencias. El Reino que siguió, en particular, las Visitas Reales en India, China y Rusia, ha implementado esta diversificación, al tiempo que ofrece una perspectiva concreta de cooperación triangular Socio-Marruecos-África. La diversificación elegida por el Reino es la expresión de un mundo multipolar y globalizado, donde el multilateralismo se está agotando en favor de la “multipartidismo” y la multiplicación de acuerdos regionales y bilaterales. Así es como Marruecos ahora está desempeñando su papel en el concierto de las naciones más dinámicas en términos de cooperación económica y comercial.

   Si bien SM el Rey Mohammed VI celebra hoy sus 20 años de gobierno, es fácil decir que desde el alto el fuego de 1991, Marruecos no ha estado en una posición tan favorable sobre la Cuestión nacional. En primer lugar, debemos subrayar el impacto de las enormes inversiones realizadas en las provincias del sur, que se han convertido en verdaderos polos de competitividad y crecimiento. Además, en términos de desarrollo humano, las tres regiones del Sahara pueden considerarse como los más avanzados del reino. De hecho, el PIB per cápita es un 41% más alto que el promedio nacional y el IDH en el Sahara, que en 1975 era 0.408 puntos más bajo que el del país, ahora es claramente superior a la del promedio de las otras regiones del Reino. En este contexto, se utiliza para referirse al discurso real del 6 de noviembre de 2014, en el cual SM el Rey Mohammed VI afirmó que “por cada dírham de ingresos de la región, Marruecos invierte 7 dírhams en su Sahara “. El Soberano luego admite una realidad compartida por todos, que “los marroquíes han asumido los costos de desarrollo de las Provincias del Sur”. Dieron de sus bolsillos, y tomaron de los medios de subsistencia de sus hijos, para que sus hermanos del Sur pudieran vivir dignamente”.

   Finalmente, a nivel de la ONU, el Reino se hizo cargo en 2007, a través de la iniciativa de autonomía de las Provincias del Sur, que es una solución de compromiso en el marco de la soberanía nacional de Marruecos, pensada y promovida por Soberano pero también co-construido con las fuerzas del Sahara. Todas las Resoluciones de la ONU sobre el Sahara, desde la Resolución 1754 de abril de 2007 hasta la Resolución 2468 de abril de 2019, reafirman la preeminencia de la iniciativa marroquí de autonomía y acogen los esfuerzos “serios y creíble “del Reino con el fin de lograr una solución política en un espíritu de” realismo “y sentido de” compromiso “.

   Esta dinámica, gracias a los esfuerzos realizados por Marruecos y el monitoreo constante del Soberano, no ha sufrido numerosos intentos de interrupción y cambios de parámetros, a nivel de la ONU, iniciados por los opositores de nuestra integridad territorial. De hecho, Argelia y el Polisario, que en respuesta a los logros de la Propuesta marroquí de autonomía, han invertido, en los últimos años, todos sus esfuerzos en una instrumentalización de los Derechos Humanos y una supuesta “explotación” por los recursos naturales de Marruecos en el Sahara, con el apoyo, consciente o inconsciente de algunas ONG internacionales. En 2013, cuando el borrador estadounidense propuso la extensión al Minurso de la vigilancia de los derechos humanos en el Sahara, la Resolución 2099 no alteró el mandato del Minurso, que incluso “acogió con satisfacción” los esfuerzos desplegados por Marruecos en la promoción de los derechos humanos en el Sahara, al tiempo que subraya el papel de la CNDH. Todas las resoluciones que siguieron siguen hablando el mismo idioma sobre los derechos humanos en el Sahara.

   En 2016, mientras Marruecos está abiertamente en conflicto con el Secretario General de la ONU, luego de la visita de Ban Ki-moon a Tinduf y Bir Lahlou y, en reacción, a la expulsión por parte de Marruecos de los miembros de Como componente civil de Minurso, el Reino se ha fortalecido en general por el hecho de que el Consejo de Seguridad se desligó por primera vez de las diversas declaraciones y posturas del Secretario General de la época. En abril de 2018, la Resolución 2414 se hizo cargo de todas las demandas marroquíes, en particular sobre la cuestión de la presencia de elementos del Polisario en Guerguerat y en la zona de amortiguamiento, llamando enérgicamente a la “retirada inmediata” del grupo separatista de la región. . La intención del Polisario de instalar edificios “administrativos” en Bir Lahlou y al este del sistema de defensa fue calificada por el documento de la ONU como “actos desestabilizadores”, que confirmaron la efectividad del enfoque ofensivo, pensado y deseado por SM el Rey Mohammed VI.

    En abril de 2019, la Resolución 2468 cita a Argelia cinco veces, lo que demuestra a la comunidad internacional la participación decisiva de este país, que alberga, financia, capacita y apoya al Frente Polisario, en la no resolución de este conflicto artificial heredado de la Guerra Fría. La última Resolución llama, una vez más, a las partes a ser “realistas” y, por lo tanto, a ir más allá de las fórmulas anticuadas de alto el fuego de 1991. Por otro lado, y de manera inequívoca, el párrafo 11 del texto de la ONU recuerda que el La misión primaria y exclusiva de MINURSO es el mantenimiento de la paz. En sus explicaciones para votar, Sudáfrica, que se abstuvo, reconoció que el texto estaba “desequilibrado” y lamentó que estuviera “a favor de Marruecos”. Por todas estas razones, la Resolución 2468 debe considerarse como una de las más favorables en Marruecos desde abril de 2007. Su contenido confirma una fuerte tendencia actual, es decir, la alineación de la posición del Consejo de Seguridad sobre los dos principios fundamentales del Reino, declarados por el Soberano en el discurso del 6 de noviembre de 2017: no es posible ningún acuerdo fuera de la Iniciativa de autonomía en el marco de la soberanía nacional y la negativa de Marruecos de cualquier propuesta obsoleto para dejar de lado el plan de liquidación de los parámetros de referencia retenidos.

    La Visión Real para África debe verse como una expresión de la ruptura real de la política exterior del Reino. Históricamente enfocados hacia el norte, los ojos de Marruecos y sus operadores económicos están ahora en su continente de pertenencia. África corresponde a la extensión geográfica natural del Reino, ya que sus raíces económicas, políticas, culturales y religiosas en este continente son indiscutibles. En un momento en que la desunión de un Magreb, sumido en su inercia, es una triste realidad, desafortunadamente notada por todos, Marruecos, gracias a su acción africana proactiva, llevada por la Visión de SM el Rey Mohammed VI, hecha de su membresía en un arco del “África del Noroeste”, desde Tánger hasta Lagos, es una realidad política y una prioridad estratégica. Esto se debe a que la presencia económica del Reino en África es evidente en la vida cotidiana, donde puedes consumir marroquí en Dakar, tener una cuenta en un banco marroquí en Conakry, vivir en una casa construida por compañías marroquíes en Abidjan y usar un Operador telefónico marroquí en Bamako – La política africana de Marruecos es un éxito, celosamente esperado.

   El Reino, el primer inversor africano en África occidental y el segundo mayor inversor africano en el continente, está a iniciativa de muchos proyectos de estructuración en África occidental, que él usa y financia, en la imagen el Proyecto de salvaguardia y desarrollo de Cocody Bay y el proyecto para el desarrollo de la ciudad comercial de África occidental en Dakar. El Reino también inicia y co-conduce, con Nigeria, el megaproyecto del gasoducto Nigeria-Marruecos, de una longitud mayor a 4000 km. Este proyecto tiene como objetivo vincular Nigeria a Marruecos y, finalmente, a Europa, cruzando una docena de países en la costa atlántica. Su objetivo es luchar contra las grandes disparidades que persisten en estos países en términos de producción y consumo de energía. Si bien Nigeria ocupa la segunda posición en términos de producción mundial de gas, algunos países de la zona se ven obligados a importar gas en grandes cantidades de diversas fuentes y, como resultado, su economía se ve afectada. La tubería también abordará cuestiones relacionadas con el sector energético, incluida la generación y el consumo de electricidad, que enfrentan estos países. Además de una promesa de creación de empleo, este proyecto aborda los problemas de la electrificación, pero también la industrialización que, hasta entonces, constituyen un freno para el desarrollo de la región.

   El carácter multidimensional del “modelo marroquí” en África, iniciado por SM el Rey Mohammed VI, permitió al Reino ir más allá de su zona de “comodidad” y “confianza” que era hasta entonces África Francófono occidental y central. Con este fin, el año 2016 debe considerarse como el verdadero punto de inflexión en nuestras relaciones con África. Las visitas reales a Ruanda, Tanzania, Nigeria, Zambia y Etiopía han permitido al Reino abrir una nueva página de cooperación con estos países, que alguna vez se consideraron hostiles. Aquí es donde el verdadero cambio de paradigma, o el “punto de inflexión”, iniciado por el Soberano, es ir más allá de las limitaciones políticas a través de la cooperación económica.

 

   La Visión Real para el continente se puede resumir en la siguiente idea: África es un continente digno e independiente, que asume su identidad cultural y que sabe acoger al otro, a su vecino, en el respeto de sus derechos y la dignidad del hombre. Estos son los valores africanos, que siempre han llevado a Marruecos a negarse a ser el representante de seguridad de Europa y a firmar los acuerdos de readmisión que la UE le pidió que iniciara para facilitar el regreso de los migrantes de Europa a África. En un momento en que algunos expulsan a ciudadanos de la CEDEAO, Marruecos, por impulso del SM el Rey Mohammed VI, ha elegido la regularización, la extensión de los derechos de los extranjeros y la implementación de una estrategia nacional volcada  hacia su integración social y profesional. De hecho, es esta política de migración humanista la que le ha valido al Rey Mohammed VI ser nominado por el Campeón Africano de Migración de la Unión Africana.

   El 31 de enero de 2017 es, sin duda, hasta la fecha, la fecha internacional más importante del reinado de SM el Rey Mohammed VI. Marca el regreso de Marruecos dentro de su “familia institucional”, la Unión Africana (UA), y rompe con más de 34 años de política de la silla vacía, que no ha dado sus frutos. Con ocasión de este histórico regreso, el Soberano se dirigió a sus pares africanos con su corazón, a través de un Discurso unificador, positivo y constructivo, que demuestra el optimismo afro del Reino y que, sin duda, seguirá siendo uno de los discursos más conmovedores jamás pronunciados por el Monarca. En palabras del SM el Rey Mohammed VI, vemos la interdependencia perpetua entre Marruecos y su continente de origen. Su propósito es la solidaridad, el desarrollo conjunto, la aparición conjunta y la prosperidad compartida, lejos de cualquier forma de división.

   La credibilidad del Reino y su liderazgo continental le permitió de inmediato recuperar su lugar dentro del ágora africano. En el frente político, la Cumbre de la UA en Nouakchott, en julio de 2018, validó por completo la relevancia de la elección estratégica del regreso de Marruecos a la institución panafricana, pensada y deseada por SM el Rey Mohammed VI. Históricamente hostil a los intereses del Reino sobre la cuestión nacional, la posición de la UA ha evolucionado radicalmente hoy.

    La UA es ahora una organización pragmática, totalmente fundada en su tiempo, al servicio de la unidad y el desarrollo africanos de nuestro continente. Es, de hecho, una ruptura importante e histórica, gracias, en particular, a los esfuerzos realizados por el Reino, que de hecho, a pesar de la presencia cada vez más aislada del pseudo “rasd”, permite a esta organización para deshacerse del peso de una herencia.

    Al integrar a la UA, Marruecos ha aportado su experiencia y conocimientos a muchos temas temáticos o transversales. Además del tema de Migración y el Observatorio Africano de Migración, el Reino ha contribuido a las negociaciones y al establecimiento del Área de Libre Comercio Continental de África (Zlecaf).

    Por lo tanto, los últimos 20 años han sido ricos e intensos en términos de las relaciones exteriores de Marruecos. SM el Rey Mohammed VI aportó una visión propia y una doctrina característica de los valores marroquíes al ADN de la política exterior del Reino. Nuestras relaciones se han diversificado y la elección de África se ha erigido como una opción estratégica irreversible. La política exterior del Reino está a la vanguardia. No podemos olvidar recordar que el Reino es hoy en día uno de los dos únicos países que ha organizado dos COP y que Marruecos es considerado como un actor importante del Diálogo Interreligioso a nivel mundial, como lo demuestra la reciente visita del Papa Francisco en Rabat.

 

 

 

Show More

Mokhtar Gharbi

Mokhtar Gharbi المختـــار الغربـــي Periodista صحافـــــــــي Tánger طنجــــــة Tel. mobil 00212 676743345 الهاتف Tel fijo 00212 539308362 www.infomarruecos.ma

Related Articles

Close
Close