Cronica desde TindufFeatured

Campamentos de Tindouf Las preguntas… Khalil R’Guibi

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

En coordinación con su mentor argelino, el Polisario a creído oportuno sacar jugo al reciente anuncio del enviado personal del secretario general de la ONU en el sentido de una próxima ronda de conversaciones sobre el Sahara en Berlín, sin, fijar aun la fecha.
Las voces de sus amos han comenzado desde hace un par de días a “comercializar” infructuosamente el anuncio de Horst Köhler.
Entre las mil preguntas que se plantean las poblaciones de estos campamentos, no sin  amargura y una avanzada rendición a la evidencia, ¿Qué es lo que ha cambiado en Marruecos hasta poder esperar ‘algo’?
Nadie aquí duda de que nunca antes fue, para Argelia y sus milicias polisaristas, peor que ahora. Marruecos ha avanzado vertiginosamente mientras que Argelia con, en sus hombros, a su Polisario, tropieza en las mismas piedras mil veces…. Y de los pocos países que aun reconocen el espejismo polisarista, muchos han anunciado su decisión de revisar este reconocimiento.
Debido a lo cual Argelia busca otro desenlace cuando su Polisario, en sus últimos coletazos, trata de salvar lo que pueda.
¡Imposible! Es l dialéctica de la historia y el ciclo polisarista era, desde el comienzo frágil y muy corto.
 
 
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page
Fermer
Fermer