Crónica internacionalEn voz altaFeatured

30/1: Cataluña y su destino… Imrani Idrissi Hamid

  • En nuestro anterior artículo anunciábamos que ya solo quedaba esperar a lo que sucediera  el próximo 30 de enero, fecha para la investidura del Presidente del Gobierno Catalán. Deseábamos que fuera un broche con el que terminase el conflicto, aunque sólo dudábamos de que asi fuera, y así se está confirmando. 

    Todo indica que al Gobierno Central no le interesa solucionar el conflicto de Cataluña, no al menos por la vía del diálogo. No piensa ceder  ahora, en los últimos momentos,  y obcecado sigue buscando las fórmulas que eviten la investidura de Puigdemont.
    Mientras que el auditorio se centra en este espectáculo, paralelamente está sucediendo otro muy importante:   el PP envuelto en una corrupción confirmada en la financiación de su partido. Esta camarilla siempre se quedará en los principios, negándose a madurar. Si su política es la de fingir ante las acusaciones como si nunca hubieran ocurrido,  o cuando éstas estallan en su cara disimulan “que no eran para tanto”… ¿Qué más podemos decir?
    El PP  aún no se ha enterado de que el problema catalán no es con Puigdemont, con Esquerra o con la CUP. Son dos millones de catalanes que han votado a favor de una independencia que va más allá de la soberanía catalana. Muchos de ellos pretenden una independencia de las artimañas con las que gobierna el partido del Gobierno central. 
    Incluso desde antes de que fuera investido Mariano Rajoy, la política del PP fue, con su intención de atesorar el mayor número de votos, generar  enfrentamiento hacia el pueblo catalán. No en vano provienen de la herencia dictatorial de la historia de España. Puigdemont ya hablaba en su conferencia en Copenhague de la aún presente “sombra de Franco”.
    Y la abstención en su día del grupo socialista favoreció la investidura del que ahora es el presidente que más años lleva gobernando sumando  sus cargos de ministro y presidencia.  El PSOE sigue con su papel de sumisión total al Partido Popular y su ausencia se hace presente. Por su parte, el relativamente joven partido de izquierdas ´Podemos´ ha pagado con la pérdida de muchos de sus seguidores su ´síndrome de inocencia política´, cayendo en contradicciones que no le han favorecido.
    En esta tesitura, el que ha aprovechado la situación claramente ha sido el también relativamente nuevo partido, el  falangista ´Ciudadanos´, que en Cataluña ha apartado al PP al gallinero con unos parcos 3 escaños.
    Se está demostrando que el gobierno de Rajoy  no sabe emprender  otra vía que la judicial. Ridículas, según la propia prensa española, han sido las declaraciones de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría tras la reunión del Consejo de Ministros del viernes y donde anunciaba que recurrirían la investidura de Puigdemont: “Respetamos totalmente a los catalanes, pero lo que es inaceptable es que aprovechen unas elecciones para votar lo que les dé la gana”.
    A las pocas horas el Consejo de Estado, avisaba  con una nota al propio gobierno que “al Tribunal Constitucional no le gustan los recursos ´preventivos´”.  Lejos de admitir la recomendación, el  gobierno de Rajoy ha seguido sin importar ´llevar al límite´ al Constitucional con las intenciones anunciadas, y  a medio día de este sábado 27 de enero, convocados de forma extraordinaria,  se reunían los magistrados del Tribunal Constitucional para examinar  si admiten  a trámite el recurso del Ejecutivo  por el que se suspendería  de forma cautelar el pleno de investidura de Carles Puigdemont, convocado para el próximo martes 30.
    Incluso el Grupo de Estados contra la Corrupción del Consejo de Europa, GRECO, pocos días atrás recordaba  de nuevo a España, que sin poner en duda la calidad técnica y ética de jueces y magistrados, se favorecían dudas inevitables en la politización de la justicia, marcadas por la  intervención partidista en sus procesos de designación, extensibles, por el mismo motivo, al Tribunal Constitucional.
    El ambiente está cada vez más crispado. Incluso en los alrededores de la sede del Parlament Catalán la policía nacional rodea sus instalaciones, y el mismo Presidente del Parlament,  Roger Torrent, ha pedido explicaciones por este despliegue al Ministro del Interior,  Juan Ignacio Zoido. Hasta que no reciba la misiva que no espere contestación.
    Torrent mantiene la candidatura de Puigdemont en las fechas previstas y lamenta que ante su propuesta de “diálogo sincero” con el gobierno, sus respuestas hayan  vuelto a ser ´las amenazas´ y ´la judicialización de la política´ y es él quien denuncia que el Gobierno impugne ante el Tribunal Constitucional el voto de los catalanes.  No hay ningún fundamento jurídico que impida este sostenimiento de la candidatura.  Joaquim  Bosch Grau, portavoz de jueces y juezas por la democracia declaraba en ´La Sexta TV´: “No hay ninguna norma que impida a Puigdemont ser candidato”
    En esta misma mañana, en Bruselas se reunían para analizar la formación del nuevo gobern  el principal protagonista  Carles Puigdemont, con otros diputados de Junts per Catalunya como Quim Torra, Albert Batet y  Elsa Artadi, directora general de Tributos y Juego de la Generalitat  y que ha asumido mayores responsabilidades en Junts per Catalunya ante la ausencia física de Puigdemont, coordinando los movimientos para su investidura.
    En el caso de que el Tribunal Constitucional admitiera a trámite el recurso del Gobierno contra la investidura de Puigdemont, la CUP habría movilizado a sus simpatizantes y solidarios a ´desobedecer´, instando también al propio Torrent y avisaba que sus cuatro diputados no se presentarían al pleno si el líder de JxCat, Puigdemont,  no fuera el candidato.
    Riera, líder de los anticapitalistas, hacía también un llamamiento a la movilización social de la ciudadanía y a una ´desobediencia social no violenta´ contra la actitud del estado.
    Se cumplen también este sábado los tres meses de aplicación del artículo 155 que ha supuesto 200 destituciones y relevos forzosos, encarcelamientos, cierres de embajadas catalanas que han hecho perder su puesto de trabajo a cientos de trabajadores, 23 órganos suprimidos, intervención de cuentas, cese de subvenciones  que dañan directa e indirectamente a  entidades y asociaciones y a todas las personas físicas que están detrás…y ningún resultado positivo ni diseño alguno de programas alternativos en estos  90 días.
    No se sabe cuánto tiempo se mantendrá el 155, pero sus consecuencias serán cada vez más graves, a nivel económico y social para toda Cataluña en particular y para España en general. Medios y políticos que aplaudieron que se aplicase el 155, ahora sin sonrojo alguno lamentan sus consecuencias. Cuando por fin todo vuelva a su lugar, solamente pedirán perdón y echarán la culpa a otros.
    Antes del receso para comer realizado por los integrantes del TC, la información se inclinaba hacia el rechazo al recurso del Gobierno Central.  Posteriormente, y con la ausencia de uno de los magistrados del bloque conservador, que se encontraba indispuesto,  Andrés Ollero, continuaron la sesión que se anticipaba discrepante entre los miembros,  y que se ha alargado durante toda la tarde.
    Después de varias horas de deliberación el Tribunal Constitucional nos sorprende con la noticia: suspende la investidura de Puigdemont al condicionar cualquier investidura  a la fórmula presencial.
    El TC anuncia que el pleno del día 30 será suspendido si pretenden investir a Puigdemont de manera no presencial. JxCat  ya amenazaba con recurrir a Estrasburgo si el Tribunal Constitucional suspendiera esta investidura.
    De nuevo choque de trenes y de nuevo una nueva dilatación del conflicto y nada claro en lo que sucederá el próximo día 30. Si Torrent sigue adelante con su decisión podría ser detenido como su antecesora en el cargo, Carme Forcadell,  y el resto de la mesa del Parlamento catalán.  Presenciamos una huida hacia delante por ambas partes, sin saber bien qué camino están creando con cada paso.
Show More

Related Articles

Close
Close