Antes de olvidarCrónicasFeatured

Tiempo del coronavirus: XXVIII- Diario de un auto confinado

Nada màs fàcil

 

Viernes 10/4/2020. Otro viernes sin oración solemne y sin “jutba” (sermón del viernes). La urgencia médica así lo aconseja. Hoy ha habido setenta y cuatro (74) casos en Marruecos en las últimas 24 horas, lo que eleva a 1,448 el número total de casos de contaminación en nuestro país.

A esta altura toda valoración resulta surrealista. No obstante, en mi familia por lo menos, estamos unánimemente de acuerdo en que un poco más de respeto de las medidas de higiene y de seguridad, reducirían drásticamente este número de infecciones.

Inés estimaba que “se ha hecho todo para proporcionar un relativo confort durante este periodo de confinamiento”. Para Rime “es impresionante como el país se ha adatado en tan poco tiempo a, los imperativos de la cuarentena general como por ejemplo los servicios a domicilio. Te traen hasta un elefante”. “Ni tanto ni tan calvo, enfatizaba Jihane con su folclórico buen humor y su ironía, solo falta que nos traigan los paisajes”. “Estos debes conformarte a la tele”, le contestaba Jannet.

Sobre el plano doméstico, viernes de cuscús con todas y cada una de las verduras de “tiempos normales” como diría Jannet. Las tres seguimos trabajando con el tele-trabajo mientras que yo, acostumbrado a este ritmo, francamente no encuentro haber perdido algo, a pesar de que echo de menos a todo.

Día de sol, por lo menos hasta las cuatro de la tarde, lo que nos ha permitido de tomar un baño de sol de unos 20 minutos, como lo aconsejan los médicos, en la veranda.

Inutil y superfluo hablar de « familia unida », con el confinamiento, todas las familias se han unido.

Paradójicamente han cesado, sin causa ni razón los pronósticos y los “he leído por allí, he es cuchado por aquí, han dicho…”.

La otra cara del fatalismo…

Continuara

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page