CrónicasFeaturedMarruecos, Aquí, Ahora

A causa del estado de urgencia sanitaria Noche del destino descafeinada

Pese a los pesares

 

En sus casas, la inmensa mayoría de las familias marroquíes han celebrado “dignamente” Laylat Al Qadr o la Noche del Destino.

Las calles estaban desérticas, pero en las casas no faltaba ningún ritual, ni siquiera Tarawih, las oraciones sur rogatorias, que, siguiendo el ejemplo de su soberano, los miembros de cada familia se organizaron para rezarlas de manera colectiva.

Evidentemente, faltaba algo. El ambiente de la mezquita, el clima de devoción y un sentimiento de regocijo excepcional que no se siente en el resto de los días del año.

No cabe duda, nada… absolutamente nada puede impedir a los marroquíes cumplir con las ordenanzas de su religión.

¡Una maravilla!

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page
Fermer
Fermer