En voz altaFeatured

A PROPOSITO DEL SAHARA. UNA RESPUESTA NECESARIA. Juan C. Moraga D.

Respuesta

Durante el fin de semana ha circulado profusamente un escrito firmado por Rafael Pizarro, a quien he visto en 2 ocasiones y que, en medio de afirmaciones sin fundamento, habla de injerencia en asuntos internos, se refiere al centro de estudios del Magreb y me nombra como “gurú” de actividades ilícitas, afirmando sobre derechos humanos que: “Quienes hemos sido víctimas de atropellos no tenemos doble estándar frente al tema”. Debido a consultas recibidas sobre este artículo en que se me nombra, creo conveniente puntualizar:

1.- Lo primero es señalar que con el señor Pizarro tengo diferencias éticas y morales insuperables desde el momento que miente al afirmar que ha sido víctima de atropellos, en circunstancias que no aparece por ninguna parte en el registro de quienes sufrieron prisión política y tortura o informe Valech, que cualquiera puede confirmar en Internet donde, en cambio, podrán encontrar mi nombre. No me gusta hablar en primera persona, pero creo oportuno recordar que mientras el presidente Allende me entregaba un cargo de confianza, Pizarro participaba en la juventud de un partido que conspiraba para derrocarlo, que los suyos fueron cómplices de la dictadura que comete crímenes, me mando al exilio, me sometió a torturas y mantuvo encarcelado. Son violaciones de  las que habla como reciente izquierdista de15 años, que usa, pero que nunca vivió. Por eso reitero, con Pizarro tengo diferencias morales insalvables, pues pienso que quien usa en beneficio personal o político los derechos humanos, no merece crédito ni respeto.

2.- Sobre el Centro del Magreb, efectivamente su objeto se encuentra señalado en estatutos, los que fueron aprobados por hombres y mujeres que comparten la propuesta de Marruecos para el Sahara, personas que, a diferencia de Pizarro, nunca han puesto a la venta sus principios y mucho menos traficado con los derechos humanos. Al asumir este compromiso no lo hemos hecho por amistades personales, sino porque compartimos valores y el proceso de cambios que encabeza el rey Mohamed VI, para lo cual creamos el Centro de Estudios del Magreb y hemos dado la cara enfrentando a sus enemigos dentro y fuera de Chile, quienes, como Pizarro, mienten sin descaro y se distinguen por su falta de principios. También considero oportuno señalar que, si en algún momento existiera la intención de torcer el objeto original del centro, no le quepa duda a Pizarro y sus amigos que, aunque estemos alejados, por las mismas razones éticas y morales señaladas antes, retomaremos nuestras responsabilidades iniciales para enfrentar esa amenaza.

3.- Sobre injerencia de Marruecos en asuntos internos, claramente se busca confundir, transformando en negativo lo que, por lo que nos consta, es muy positivo, pues todo es muy simple y se reduce a una ONG que invita a diplomáticos de Marruecos a explicar ante organismos de la sociedad civil el proceso de cambios en su país, quienes concurren, además, en cumplimiento  de lo que señala el rey Mohamed VI en cada uno de sus discursos. Nunca en los años que he participado en el centro he visto a ningún diplomático de Marruecos opinando sobre política interna. Cuando Pizarro escribe: “embajadas que han hecho de la injerencia algo común, creando organismos para encubrir violaciones, justificar invasiones militares y, tergiversando la realidad, se  muestra como algo positivo a verdaderos crímenes de lesa humanidad. Es lo que ha hecho impunemente, sin Dios ni ley, Marruecos en Chile”, Pizarro de nuevo miente descaradamente.

Lo primero es que el CENTRO CHILENO DE ESTUDIOS DEL MAGREB surge por iniciativa de chilenos, representativos de organizaciones sociales y culturales del más amplio espectro, entre los que me encuentro, todos interesados en conocer el proceso marroquí y, especialmente, como este país enfrenta el tema de los derechos humanos, para lo cual y con el fin de aclarar algunas dudas, solicitamos la presencia de algún diplomático.  NUNCA FUE UN ORGANISMO CREADO PARA ENCUBRIR VIOLACIONES, SINO UN CENTRO PARA DAR A CONOCER EN CHILE Y AMERICA LATINA LA REALIDAD DEL SAHARA. Junto al Dr. Mario Concha y el Dr. André Grimblat hemos estado en el Sahara y las dudas sobre posibles violaciones a los derechos humanos fueron aclaradas con franqueza con los encargados de ver estos temas, quedando claro, entonces, que es un proceso en desarrollo, que todavía hay problemas pendientes, pero que existe la voluntad, desde el rey hacia abajo, de enfrentar estos problemas y resolverlos, asunto que las embajadas del reino, en todo el mundo, tienen muy claro, muchas de las cuales, como en Chile, son encabezadas por mujeres, cuestión que habla por sí sola de los cambios producidos.

4.- En cuanto a que el Senador Navarro haga presentaciones sobre ingerencia, le recordamos a Pizarro que, aunque el no lo sea, este es un país serio, donde podemos discrepar sobre asuntos políticos o religiosos, pero que nuestras instituciones no están disponibles para perder el tiempo con aventureros o quienes ya se encuentran suficientemente descalificados, muchos de los cuales que, para tener alguna notoriedad o beneficio, como es el caso del propio Pizarro, inventan ser víctimas para traficar con algo tan noble como es la defensa de los derechos humanos.

5.- Pizarro adjunta un link con foto donde, efectivamente, aparece un funcionario de Marruecos. Lo que no se dice es que esa persona, Toro, viene saliendo de un cáncer, proceso en el cual muchas personas y especialmente los miembros del centro, participaron en cadenas de oración por su salud, ocasión en que el diplomático entregó, a título personal, ayuda humanitaria al enfermo de cáncer. Según me dicen, la foto corresponde a la ocasión en que este agradece al funcionario de Marruecos por su ayuda. El texto sobre elecciones municipales que podría constituir “ingerencia” es un burdo invento de Pizarro o sus amigos que, como todo el mundo sabe, es fácil de hacer con algo de conocimientos en computación y manejo de internet. Es evidente el intento burdo por vincular a la embajada de Marruecos en actividades indebidas. Sobre otros antecedentes de Fernando Toro, es el propio centro quien toma las determinaciones y las respetamos, dejando claro que Toro participa en una institución que rehabilita personas, donde no se le pide antecedentes ni se anda investigando a nadie. En todo caso es un asunto interno sobre el cual no haré mayores observaciones.

Como resumen debo decir que sobre el centro creo haberlo dejado  claro en el punto 2 de esta nota. Sobre el burdo intento de ingerencia que denuncia Pizarro, se cae por sí solo pues no alcanza para siquiera mencionarlo y el discurso final sobre invasiones militares, derechos humanos, violaciones en Marruecos y valores que “NOS UNEN”, reiterar que, como todo lo que dice Pizarro es falso, NADA NOS UNE, pues tampoco cuenta con algo de autoridad moral para opinar de estos temas. A diferencia suya, nuestra conducta se encuentra avalada por más de 50 años de consecuencia, con presencia y respeto reconocido en muchos países, en cuyo contexto he aceptado una invitación enviada por organizaciones de los derechos humanos de Argentina para asistir como observador a las elecciones generales del próximo 27 de octubre, invitación que se cursa y agradezco porque se  valora nuestro papel en la defensa de los derechos humanos. SERIA TODO.

Show More

Related Articles

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Close
Close