CrónicasFeaturedIntegridad territorial

Acnur: ¿Producirá la presidencia brasileña ese milagro esperado en Tinduf? Por Hassan Achahbar

Censo milagro

 

Hassan Achahbar experto marroqui en cuestiones latinoamericanas

Brasil recibió, el 9 de octubre en Ginebra, el mandato por aclamación para encabezar por un año al Bureau (Consejo) del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

¿Produciría la presidencia brasileña el milagro tantos años esperado de convencer a Argelia de autorizar un censo fiable de la población genuinamente saharaui asentada en los campamentos administrados en territorio argelino por el separatista Frente Polisario?

Hasta la fecha y durante casi cinco décadas, Argelia se ha negado sistemáticamente a facilitar dicho censo poblacional en los Gulags de Tinduf, donde se amontonan gentes de distintas filiaciones sahelo-saharauis y cuyos números oscilan entre 200.000 y 500.000.

¿Saben en Acnur que el propósito de la negativa argelina es inflar las cifras en torno al número de los “refugiados saharauis” para así mantener la ficción y drenar más apoyos y flujos financieros inescrupulosamente aprovechados por los capos del separatismo?

¿Sabe el mundo de algún otro grupo guerrillero que, sin disponer de ingresos propios, mediante extorsión (ETA, en el País Vasco), tráfico de drogas (FARC, en Colombia) o financiación externa (por intereses ideológicos o geoestratégicos), se permite los lujos del Polisario?

¿Con qué ingresos cuentan los cabecillas del separatismo saharaui para sus inversiones en bienes y propiedades en países europeos y árabes, sus cuentas en paraísos fiscales, sus viajes internacionales y las costosas “misiones diplomáticas” en los cinco continentes?

¿Por qué la ONU es renuente a fiscalizar el destino de la ayuda humanitaria internacional, sobre todo a raíz del escándalo por los desvíos denunciados en el informe Olaf de la Comisión europea?

Es la primera vez, desde la creación de Acnur en 1950, que Brasil ocupa la presidencia de este organismo responsable de determinar las acciones prioritarias del Alto Comisionado para los refugiados.

En Brasilia, se tiene la convicción de que la elección de Brasil a la cabeza del Bureau de Acnur refleja un reconocimiento internacional al país por su compromiso en el campo humanitario. Es de esperar por tanto, que la presidencia brasileña sepa moverse y plantear seriamente el tema del censo en Tinduf para no ser cómplice, por inacción u omisión, del fraude al cual son aficionados los “gordos” del Polisario.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page