Cronica desde TindufFeatured

AG/Argelia y el Sahara: ¿Y las resoluciones 2414 y 2440 del CS de la ONU?

Argelia/AG: Discurso descafeinado

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar .

Signo de tiempo. A nadie en la dirección del Polisario le ha gustado la intervención del canciller argelino, Sabri Boukdoum, calificado de manera irritada por muchos de “muy descafeinado”.

En efecto en una sala en la que nadie de los que cabían para tomar un taxi, prestaba el menor interés a lo que decía, olvidando las dos recientes mesas redondas de Ginebra a petición del organismo mundial, el canciller argelino afirmó que la cuestión del Sahara es un problema bilateral entre el Polisario y Marruecos. A los muy pocos que les sobraba interés para dedicarlo a su discurso les parecía aquello más una broma que cualquier otra cosa.

Total: Mismo discurso, pero con, infinitamente menos virulencia que augura una nueva era de “tira y afloja” que solo Dios Sabe que puede terminar entre el mentor y su doméstico.

Los más acianos en estos tristes campamentos, aclaran al respecto que “a falta de poder anunciar, de repente, la nueva posición argelina respecto a este exageradamente costoso e inútil “paradigma”, el jefe de la diplomacia argelina ha optado por la acrobacia diplomática”.

“Solo faltaba esto, denunciaba el viejo CH. KL, que Argelia se desmarcara del problema” antes de rematar ¿Quién nos queda?

Show More

Related Articles

Close
Close