Cronica desde TindufFeatured

Agonía de un régimen A Argelia le quedan aún las travesuras

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Atónito ante el vertiginoso e imparable progreso de su vecino marroquí, envidioso ante sus realizaciones reconocidas por propios y extraños e incapaz de ocultar ante la comunidad mundial su, naturaleza insidiosa, Argelia ha comenzado a recurrir a métodos, cuando menos, criminales como, por ejemplo, compra de algunas oposiciones conocidas por su desprecio a la conciencia y a la ética y desde hace poco a personas para tratar de mancillar la imagen o crear divergencias entre países.
En esta última óptica se enmarca las tentativas de manipular a ciudadanos mauritanos con el vil fin de crear problemas entre sus mandatarios rey el Reino de Marruecos.
En esta óptica también se inscribe la nueva orientación del régimen argelino que, queriendo optimizar y rentabilizar a su Polisario, hasta ahora total y completamente inútil y altamente perjudicial a su economía y su imagen, le ha encontrado esta nueva “misión” de buscar a mercenarios aptos a cumplir estas faenas.
Tenía razón El Mundo cuando hablaba hace muy poco de “la agonía del régimen argelino”.
 
Show More

Related Articles

Close
Close