Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Agresor (Polisario) y agredido (legalidad internacional) La razón, solo la razón y nada más que la razón

la luz de la verdad

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

El « Ejército » popular del Polisario

En estos tristes campamentos argelinos de Tinduf difícilmente podemos/podremos olvidar el daño que nos hicieron/nos hacen algunos sectores en España que, para conservar sus puestos de “trabajo” con Argelia y sus comisiones de la ayuda humanitaria no vacilan en apoyar hasta los crímenes de la banda del Polisario.

Los apoyos que han hecho posibles estos crimenes del Plisario contra la infancia

Quién habla de paz y quién habla de guerra…? Business is business

Cierran los ojos ante la evidencia, la razón y la verdad. Afortunadamente pocos pueden hacer lo que no pudieron sus empleadores argelinos en 46 años. Pero nunca es inútil aclarar las cosas:

 

¿Qué es lo que hizo Marruecos a España o a Andalucía?

Maldad gratuita. Morofobia de tercera…

Lógicamente el apoyo es elástico y se convierte en “derecho” cuando hay euros por medio, pero ¿Qué es lo que pasó y qué es lo que pasa en el paso fronterizo (zona de amortiguamiento decretada por la ONU) de Guergarat?

Siendo lo que es y teniendo el carácter que la ONU le ha dado, el 21 de octubre la banda del Polisario se atrevió a ocupar el cruce contra las advertencias del organismo mundial y contra los buenos oficios de algunos amantes de la paz y de la justicia.

Casi un mes después, agotadas las iniciativas de paz y ante las cuantiosas pérdidas del criminal bloqueo de las milicias del Polisario, Y a raíz de un a nuncio oficial de que “La ocupación de la zona era definitiva”, Marruecos ha juzgado necesario, de conformidad con el derecho internacional y la legalidad mundial intervenir y despejar el cruce.

En menos de un abrir y cerrar los ojos, las milicias del Polisario y sus fanfarronadas dejaron sus sandalias y sus calzoncillos en la región y se dieron a la fuga… atrás se quedó el apoyo y la solidaridad de pandereta de los que, sin zorra idea, evocan la crisis.

Anacrónica “solidaridad” que es predicar en… Andalucía.

España o Argelia: tanto monta, monta tanto. En 46 años que es lo que ha dado esta “solidaridad “de pandereta a las poblaciones de los campamentos sino el sufrimiento, la exclusión, la precariedad y el dolor. Pero los solidaros sí que cobran…

Las guerras del Polisario… dibujos animados de muy mal gusto. En Guegarat como en el resto del Sahara marroquí Naciones Unidas han dicho su palabra, así como el 99% de los países del mundo…

Afficher plus

Articles similaires

Uno Comentario

Bouton retour en haut de la page