Sahara/EEUU “Marruecos socio clave”

0

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Una cosa es la ayuda humanitaria (limosna) y otra diametralmente distinta y distante, las relaciones internacionales. Relaciones entre estados (y no milicias) soberanos e independientes.
Ni en Tindouf (copula de la banda del Polisario) ni en Argel (régimen argelino) han salido comentarios a la actual y muy importante visita de una delegación americana a Dajla donde explora y, al parecer, ha identificado, un enorme paquete de oportunidades de inversión americanas en la bella ciudaNo “d y en la región.
No. Con Estados Unidos y sus intereses no sirven el chantaje y la coacción. Lo de “mi comisión para…” se queda sin efecto y sin probabilidad de hacerse con algo. Hombres de negocios americanos que recorren la región de Uadi Qdahab en busca de inversiones y en busca de mejorar la situación de los habitantes locales. Ghali y sus 40 ladrones se quedan sin nada a poner bajo los dientes y lo que es más significativo: n o pueden ni criticarlo ni comentarlo. El silencio, con los americanos, es de oro.
Por su parte informada, la población de los campamentos esperaba alguna crisis de locura de Argel o del Polisario.  “Ellos saben cuándo pueden arrebatar algo y cuando no. Con los americanos, mejor cerrar el pico”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here