América LatinaFeatured

ALAN GARCÍA, LIDER LATINOAMERICANO Dr.  Mario H. Concha Vergara, Ph.D. – Director de la Corporación Olof Palme-Chile

Un hombre que trató de dar una lección de dignidad con su suicidio

Dr. Mario H. Concha Vergara Director de la Fundación Olof Palme-Chile

Durante los últimos 5 años Alan García fue considerado uno de los grandes hombres de la política peruana; querido por muchos, odiado por otros tantos, obviamente, como todos los líderes no fue un hombre perfecto.

Alan García se hizo conocido y famoso en Latinoamérica y odiado por los banqueros de Estados Unidos (EE.UU.) se hizo famoso al presentar ante las naciones latinoamericanas una solución para la inmensa deuda externa que en ese entonces llegaba los casi 500 mil millones de dólares en su conjunto.

Las soluciones que el nuevo presidente de Perú, Alan García, dio para el   pago de su deuda externa, cercana, en esos años,  a los 14.000 millones de dólares, se constituyó en la principal piedra de tope en la segunda jornada del Encuentro sobre la deuda externa de América Latina y el Caribe, en 1985 convocada en La Habana por el presidente cubano, Fidel Castro. La mayor parte de las exposiciones, que coincidieron en señalar la imposibilidad de pagar los créditos y la necesidad de acordar una moratoria general, contrastaron con las declaraciones del presidente de la Reserva General de Estados Unidos, Paul Voleker, afirmando una vez más la imposibilidad de facilitar el pago de la deuda. Fidel Castro tuvo un encontronazo con Alan García pues el líder cubano planteaba el no pago de la deuda externa; Alan García dijo que había que pagar solamente el 10% de ella. Esto le significó a García aparte del odio de los EE.UU., el odio de los comunistas.

Alan García fue electo Presidente de su país dos veces; sus enemigos no descansaron y lo acusaban hasta de adulterar la comida del perro. Había una orden de aprehensión en su contra relacionada con el affaire Odebretch, empresa brasileña que ensució la política de casi toda Latinoamérica financiando a políticos y partidos. A García se le acusaba de haber aceptado 100 mil dólares para financiar su última campaña electoral y a uno de sus secretarios de recibir 300 mil dólares. Nada de esto pudo ser probado y se cree que la orden tribunalicia no era más que una estratagema de sus enemigos políticos. García consideraba que la persecución estaba rebasando todos los límites de la decencia. Cuando el Fiscal le presentó una orden de detención ordenada por un juez limeño, avisó a los aprehensores que iría a una habitación para llamar a su abogado. Allí, inmediatamente, se descerrajó un tiro en la sien, con salida del proyectil y después de muchos minutos (que le podrían haber salvado la vida) fue enviado a un hospital en donde falleció después de tres paros cardiacos.

El partido político APRA (Alianza Popular Revolucionaria Americana) manifestó inmediatamente que no aceptaría que el gobierno de Perú le rindiera algún homenaje, ni le hiciera un Funeral de Estado; lo mismos manifestaron sus 4 hijos y su madre. Su Secretario, su abogado, sus partidarios y parientes insinuaron de que lo sucedido con Alan García era un crimen y culpaban, entre otros, al gobierno peruano de el suicidio de García.

El congresista peruano Mauricio Mulder manifestó que la trágica decisión del líder “es la concreción de todo un mecanismo de persecución y búsqueda de popularidad enfermiza por parte de algunas personas  imbuidas de poder que quieren pasar a la historia como carceleros”. Hay que agregar también, que esto es el resultado de una Fiscalía que puede meter en prisión mediante un uso malévolo, pérfido y abusivo, del poder que le permite meter en prisión incluso a ciudadanos honestos sin pruebas fehacientes en contra de ellos. El Fiscal se negó a informar a García de que se trataba de solo una detención temporal y no de una allanamiento a su casa. El allanamiento continuó adelante incluso con García herido de muerte.

Alan García se defendió hasta el último día de las acusaciones de corrupción. Él no tenía arraigo en el país así que podría irse en cualquier momento. Él dijo que  “Otros se venden, yo no”. Siempre dijo “Necesito dejar en la historia mi nombre bien puesto” y es muy posible que sea así. Obsesivamente García perseguí quedarse en la historia. Fue el Presidente más joven de su país con solo 36 años de edad. En su segundo mandato abrió al Perú al libre mercado con un crecimiento económico anual superior al 7%.

En 1992 Alan García casi fue capturado por la policía de Alberto Fujimori, mandatario peruano acusado de crímenes de lesa humanidad y quien se encuentra en prisión y huyó de sus captores fajándose a tiros y logró asilarse en la Embajada de Colombia país en donde vivió un tiempo antes de radicarse en Francia. Allí se estableció como profesor de sociología y vivió con su esposa e hijos siempre pensando en su país.

Los casos de los cinco ex presidentes de Perú que siguen con vida

Ex presidente

Periodo

Situación

Detalles

Ollanta Humala

2011-2016

Detenido

Tiene una orden de detención y estará recluido preventivamente durante 18 meses. A él y a su esposa, Nadine Heredia, se les acusa, entre ambos delitos, de lavado de activos en detrimento del Estado y de asociación ilícita para delinquir, actos que ambos niegan.

Alan García

1985-1990 y 2006-2011

Investigado

Después de su primer mandato fue investigado por el Congreso de su país. No hubo pruebas en su contra. Actualmente es investigado por la justicia por presunto lavado de activos y enriquecimiento ilícito, por dar una charla en Brasil.

Alejandro Toledo

2001-2006

Orden de detención y pedido de extradición

Es actualmente prófugo de la justicia de su país y Perú le pide su extradición a Estados Unidos, donde el ex mandatario reside. Se le acusa, entre otras cosas, de recibir un soborno millonario de la constructora brasileña Oderbrecht. Toledo niega las acusaciones de lavado de activos que pesan en su contra y niega haber escapado de su país.

Alberto Fujimori

1990-2000

Condenado y preso

Condenado a 25 años por múltiples violaciones a los derechos humanos. Tiene otros juicios en curso. Fujimori se encuentra recluido en una base policial de la Dirección de Operaciones Especiales, en el mismo lugar donde Ollanta Humala cumple su detención preventiva.

Francisco Morales Bermúdez

1975-1980

Condenado a cadena perpetua

Un tribunal en Italia lo sentenció a cadena perpetua por la participación de su gobierno de facto en el denominado Plan Cóndor orquestado junto a otros regímenes militares en otra época. En la actualidad permanece en Perú.

Pareciera que en Perú es una costumbre acusar a sus líderes políticos de algún acto de corrupción, con excepción de Morales Bermúdez y de Fujimori quienes fueron acusados de graves violaciones a los Derechos Humanos. Sin embargo, el único ex presidente que estaba siendo “investigado” y sin pruebas, fue el presidente Alan García.

E-mail: conchanh@gmail.com

 

Show More

Related Articles

Check Also

Close
Close
Close