CrónicasFeaturedSociedad

Algunas propuestas para luchar contra la pedofilia y pederastia en Marruecos Por *Mohamed Charbi     

Tribuna infomarruecos.ma

 Antes que nada, he de señalar que existe una diferencia abismal entre los términos «pedofilia» y «pederastia». El primero se refiere a la atracción erótica o sexual que una persona adulta siente hacia niños o adolescentes, mientras que el segundo hace referencia al abuso sexual cometido con niños. En suma, es como la diferencia que hay entre la teoría y la práctica.

La pedofilia no es un fenómeno que acaba de nacer, sino que es considerada tan antigua como la historia del ser humano.

Se puede afirmar, sin temor a equivocarse, que ningún país está libre de esta lacra social. Es un fenómeno mundial. La lucha contra el abuso sexual es tan importante como la lucha contra el terrorismo. Hay que defender con uñas y dientes a los menores de edad. Hay que protegerlos de todo tipo de agresiones a toda costa. Los niños de hoy son el futuro de mañana.   

Debido a la agresión sexual y el asesinato de un niño de 11 años en la ciudad de Tánger y de otra niña de apenas 5 años en Zagora que ha provocado una gran conmoción en Marruecos, la pedofilia ha vuelto a salir a la palestra. Marruecos nunca ha dejado de registrar casos de pederastia desde hace mucho tiempo. Lo que pasa es que dichos casos aparecen y desaparecen pero nunca jamás han dejado de existir. Los pedófilos están por todas partes. La pedofilia y pederastia siguen azotando a Marruecos.

Las autoridades de nuestro país están en la obligación, hoy más que nunca, de hacer frente a este tipo de abusadores de menores. Es hora de tomar muy en serio este asunto tan complicado.

Con el fin de luchar de una manera más eficaz contra la pedofilia es necesario tomar en cuenta las medidas siguientes:

En primer lugar: hay que empezar a dar una formación sólida a un grupo determinado perteneciente a la Seguridad Nacional para poder conocer perfectamente el perfil de los pedófilos y luego poder detectarlos estén donde estén.

En segundo lugar, una vez llegado a estos pedófilos, es muy aconsejable ayudarles a tratar su trastorno pedófilo mediante los psicólogos. De esta manera, les ayudamos a no convertirse en pederastas.

En tercer lugar, hay que concienciar a los niños. Pueden desempeñar este papel tanto la sociedad y la familia como los maestros y los medios de comunicación. Aquí todo el mundo debe poner su granito de arena.

En cuarto lugar, castigar con mano de hierro a todos los pederastas para sembrar el miedo en los corazones de cualquier pedófilo que intente seguir el camino de estos.

En quinto lugar, llevar a cabo un estudio para abordar la pedofilia en todas sus dimensiones, incluyendo los factores que conducen a ella.

En sexto lugar, crear un « Observatorio Especial contra la Pedofilia » para seguir de cerca este asunto, además del Observatorio Nacional de los Derechos del Niño.

Porque es casi imposible estar con los niños 24/24 horas al día, debemos –nosotros los padres- enseñarles algunos consejos e instrucciones:

– Enseña a tu niño a cuidar y respetar su intimidad.

– Explica a tu niño qué significa el abuso sexual.

– Permite a tu niño ver los programas y las noticias donde se trata el tema del abuso sexual.

– Busca a tu niño un grupo de personas de confianza al que puede recurrir y acompañar.

– Esté siempre al tanto de las noticias y novedades de tu niño.

– No dejes de dialogar y conversar con tu niño.

En conclusión, necesitamos esta relación triangular: 1) La familia, la escuela y los medios de comunicación para concienciar y sensibilizar a los niños; 2) los psicólogos para tratar el trastorno pedófilo; 3) los cuerpos de seguridad para castigar a los pederastas. Al fin y a la postre, todos nos vemos en la necesidad de contribuir en la prevención y lucha contra la pedofilia y pederastia.

*(Doctorando en la Universidad Sidi Mohamed Ben Abdellah-Fez-)

 

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Bouton retour en haut de la page