América LatinaCrónicasFeatured

América Latina/usos y costumbres: Día de Muertos, tradición mexicana que trasciende en el tiempo

ACTIVIDAD CULTURAL DE LA EMBAJA DE MÉXICO

Día de Muertos, tradición mexicana que trasciende en el tiempo Una celebración a la memoria y un ritual que privilegia el recuerdo sobre el olvido.

La Embajada de México celebra en Marruecos el tradicional Día de Muertos mediante la instalación en su sede de un altar dedicado a Graciela Hierro (1928-2003), académica mexicana, feminista e introductora de la perspectiva de género en la filosofía en México.

El culto a la muerte era uno de los elementos fundamentales de las culturas prehispánicas: cuando alguien moría era enterrado y sus familiares organizaban una fiesta con el fin de guiarlo en su recorrido al «Mictlán» (el lugar de los muertos en la mitología mexica). De igual forma le colocaban comida que le agradaba en vida, con la creencia de que podría llegar a sentir hambre durante su recorrido.

Declarado en 2008 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, el Día de Muertos en la visión indígena implica el retorno transitorio de las ánimas de los difuntos, quienes regresan a casa, al mundo de los vivos, para convivir con los familiares y para nutrirse de la esencia del alimento que se les ofrece en los altares instalados en su honor.

Para los mexicanos, la muerte no representa una ausencia sino una presencia viva; la muerte es un símbolo de la vida que se celebra y se manifiesta en el altar del Día de Muertos. Todo México se une en esta celebración a la memoria y en un ritual que privilegia el recuerdo sobre el olvido.

Su origen se ubica en el sincretismo entre los rituales religiosos católicos llevados a México por los españoles y las ceremonias a los muertos, características de las culturas prehispánicas; los antiguos mexicas, mixtecas, zapotecas, y otros pueblos originarios, trasladaron la veneración de sus muertos al calendario cristiano, la cual coincidía con el final del ciclo agrícola del maíz, principal cultivo alimentario de México.

La celebración del Día de Muertos se lleva a cabo los días 1 y 2 de noviembre. De acuerdo con el calendario católico, el 1 de noviembre corresponde a Todos los Santos, día dedicado a los “muertos chiquitos” o niños, y el día 2 de noviembre a los Fieles Difuntos, es decir, a los adultos

Cada año muchas familias colocan ofrendas y altares decorados con flores de cempasúchil, papel picado, calaveritas de azúcar, pan de muerto, mole o algún platillo que le gustaba a sus familiares a quien va dedicada la ofrenda, y al igual que en tiempos prehispánicos, se coloca incienso para aromatizar el lugar. Asimismo, las festividades incluyen adornar las tumbas con flores y muchas veces hacer altares sobre las lápidas, lo que en la época prehispánica tenía un gran significado porque se pensaba que ayudaba a conducir a las ánimas a transitar por un buen camino tras la muerte.

El Día de Muertos se celebra en todo México, teniendo algunas variantes dependiendo la región, sin embargo, en todo el país tiene un mismo principio, reunir a las familias para dar la bienvenida a sus seres queridos que vuelven del más allá.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page