América LatinaCrónicasFeaturedFin de Trayecto

AMIGO Elias D. Galati (Argentina)

Reflexiones

Amigo es aquel que siente en su pecho los latidos de tu corazón.

La amistad es un afecto personal, puro y desinteresado.

Dicen los psicólogos que es una relación social entre dos individuos, caracterizada por una atracción y cooperación mutuas, en las que el factor de la atracción sexual no existe o no se subraya.

Se establece una comunidad entre dos o más personas ligadas entre sí por actitudes concordantes y por afectos positivos.

Del análisis de los textos antiguos surge que el concepto de amistad era mucho más amplio que el actual.

Aristóteles en la Etica a Nicómaco sostiene que la amistad es una virtud o algo muy estrechamente vinculado por la virtud, y que es lo más necesario en la vida, ya que los bienes y las cosas que la vida ofrece, no pueden ni conservarse ni utilizar bien sin amigos.

Se diferencia del amor en que éste, va acompañado de una excitación y un deseo que son extraños a la amistad.

La  amistad  se funda en el placer y la utilidad recíproca y el bien, y cuando el placer o la utilidad cesan, desaparece; en cambio la amistad  fundada sobre el bien es más estable y es la verdadera amistad.

La amistad reposa en la concordia, pero no una concordia de identidad de opiniones, sino en la armonía de las actitudes prácticas.

Se denomina amistad civil a la concordia política, en el sentido que el amigo se comporta con su amigo como consigo mismo.

Por eso la concordia social y política de los grupos, comunidades, naciones y en el plano internacional, se da cuando ambas partes se comportan igual consigo que con los demás. Cuando no hay diferencias en el trato y cuando esa relación funda realmente la calidad de amigo.

En la tiranía, en el autoritarismo, cuando hay quien manda y quien obedece, es imposible generar amistad, ya que no existe nada en común.

Porque cuantas más cosas haya en común, mayor será la amistad.

Aristóteles analiza la verdadera amistad como una participación solidaria de personas en actitudes, valores  o bienes determinados, que si bien se halla en conexión con el amor y sigue sus formas, no se identifica con él. Se acerca mas a la benevolencia y por lo tanto tiene afectos positivos, como  solicitad, cuidado y piedad.

Señala que es más amplia que el amor que está condicionado por el goce de la belleza.

Desde el cristianismo se ha entendido la amistad como un fenómeno humano primario, como el amor al prójimo.

Es decir todo el que se encuentra en relación con nosotros, sea amigo o enemigo.

La máxima aristotélica comportarse con el amigo como consigo mismo, ver en el otro a sí mismo, se extiende por el cristianismo a todos los prójimos.

Se  dice que el amigo es un hermano que se elige, como priorizando la unión fraternal como el numen de las relaciones entre los hombres, y también se sostiene que encontrar un amigo es encontrar un tesoro.

Los amigos se encuentran en la vida, como aquellas cosas que se atraen y se sintetizan.

Pareciera que si hay cierta química se atraen y sino no.

Pero debe haber una condición inicial, debe haber una actitud personal que permita cierta apertura para establecer  la relación amistosa.

¿Estoy dispuesto a aceptar al otro tal cual es? ¿estoy dispuesto a dar de mi, aquello que necesita, escucharlo, entenderlo y sostenerlo? ¿estoy dispuesto a obrar con bondad, desinteresadamente y sin prejuicios? ¿creo que me debo a todos los que están en mi camino, o que necesitan de mi? ¿estoy dispuesto a aceptar que el otro me entregue su amistad, desde su lugar, con sus ideas, su comprensión y su forma de ser?

No hay nada más hermoso ni más vital para dignificar y mejorar la vida personal y social que la amistad, pero la amistad hay que merecerla.

Hay que ser capaces de ser sujetos de esa relación con todo lo que implica, como una responsabilidad, como un desafío, como forma de aceptar que se puede cambiar y aceptar lo que el otro propone.

Hay que ser capaces de entender la relación como un acto de libertad, de bondad, de armonía y de crecimiento mutuo.

Hay que querer ser amigos desde el corazón, dar y darse en la amistad y querer al amigo tal cual es, al mismo tiempo que aceptamos ser queridos por su amistad, desde su lugar.

Soy tu amigo, procuro entenderte, decirte lo que pienso y escuchar lo que tu piensas, no te juzgo y procuro comprenderte y te brindo mi amistad.

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page