Ángela Merkel en Argelia Vino, vio y bofeteó …

0
El letrado Saad Sahli del Colegio de abogados de rabat

Desde meses, los caciques de la propaganda argelina cantaban “éxito” y prometían avalancha de inversiones alemanas.

Como lo describía el diario argelino “Le Matin D’Algerie” “Con la caída del precio del petróleo y el uso paliativo de la impresión de dinero sólo retrasa la quiebra nacional debido a la amenaza del síndrome de Venezuela”.
¿Qué le queda a Argelia? Su Polisario le complica más las cosas…. De hecho, las complica a todo el mundo.
Total, como escribía el rotativo argelino “el interés de los países occidentales por el mercado argelino parece ser un recuerdo lejano y, a fortiori, para la Alemania actual”.
En este orden de ideas, contrariamente a lo que esperaban los dirigentes argelinos (los aparentes y los  ocultos) La canciller alemana vino a Argelia no para prospectar oportunidades de inversión, que no las hay en medio de este océano de corrupción y de ajustes de cuentas entre los clanes del poder, sino para decirle al gobierno o argelino que deben ir preparándose para acoger a sus 4000 emigrantes argelinos en situación irregular en Alemania.
Y el caso es que el jefe del gobierno del país vecino, Ahmed Ouyahya no podía objetar nada, habida cuenta de que fue él el que, desde hace meses procede a la expulsión y deportación de miles de subsaharianos.
¿Y ahora?
En Tindouf silencio fúnebre. Nadie quiere decir esta noca es mía. A la pobre población de los campamentos a la que prometían una “providencia” alemana le han prohibido recordar la visita de Ángela Merkel a Argelia.