« Antes de olvidar » Según la prensa de Sebta Porteadores atracados por bandas de jóvenes  delincuentes

0

 

    Alertan de que se producen robos con arma blanca o incluso con pistolas.

     El entorno de los polígonos del Tarajal se ha convertido en los últimos tiempos en un lugar poco seguro. Quienes mejor lo saben son los porteadores que día tras día se ven obligados a cargar bultos para poder llevar dinero a casa. Y es que muchos de ellos son víctimas de extorsiones, atracos y amenazas de jóvenes delincuentes que cada noche toman los polígonos.
     Algunos de los afectados denuncian en declaraciones a este medio que estos individuos les roban el poco dinero que llevan encima o la mercancía con la que intentar ganarse un sueldo para llevar a casa. Se trata de jóvenes que les amenazan con cuchillos y en ocasiones hasta con pistolas sabiendo que en la mayoría de los casos la víctima no denuncia.
     Aprovechan las horas en las que no hay presencia policial en la zona para sembrar el pánico entre los porteadores para llevarse sus pertenencias o sus mercancías.
    Denuncian que los delincuentes exigen el pago de 5 euros por vehículo y que si no satisfacen su petición les rompen los cristales o les roban
     Estos porteadores dicen ser víctimas de extorsión, que estos individuos van coche por coche pidiéndoles a los conductores 5 euros para cada uno y que si no satisfacen su exigencia les agreden, les rompen los cristales o incluso les roban el coche con la mercancía.
    En los últimos días se vienen repitiendo estos robos con bastante frecuencia y en este ambiente de inseguridad los porteadores también son apedreados desde lugares elevados cercanos a los polígonos del Tarajal.
    Uno de los afectados asegura que la pasada semana estos individuos robaron a un hombre de unos 60 años el vehículo con mercancía que llevaba.
     La Policía ha practicado en varias ocasiones detenciones aunque algunos de los detenidos quedaron en libertad con condenas irrisorias ante la falta de pruebas y la inexistencia de testimonios de las víctimas en su contra o de identificaciones.
Fuente: El Faro de Ceuta