América LatinaCrónicasFeatured

“APENAS UN GRILLO” – MALVINAS – Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

Tribuna infomarruecos.ma

 

Todo es silencio en esta mañana- noche de abril, un silencio que te penetra desde los oídos a la sangre. Hasta el viento duerme.

Entre las copas de los árboles hay sueños de plumas y alas en los nidos. Apenas un grillo deja que una cuerda de su violín se atreva a sonar en la oscuridad muy esporádicamente, lo cual indica que afuera de estas cuatro paredes la vida sigue su ruta de asombros,  sonrisas y lágrimas. Un silencio que permite deambular a los recuerdos con libertad de pájaros heridos. En ellos se perfilan cruces crucificando la historia.2 DE ABRIL, CRUCES BLANCAS EN MALVINAS. Los recuerdos laceran el corazón, lágrimas de un nuevo otoño renuevan el dolor de los que no volvieron a los brazos del amor de los argentinos y cambiaron sus risas por silencio.1-2-3-4-DE ABRIL, SEMANA SANTA. CRUCES TAPADAS EN LOS TEMPLOS CRISTIANOS. Días de oraciones, plegarias, velas, campanas, y un CRISTO al que parece matamos año tras año para resucitarlo un domingo entre huevos de pascua cuyo significado no tengo muy claro. Todo sigue en silencio en esta mañana-noche de abril, hasta el grillo se volvió a dormir. En medio de esta quietud me pregunto, ¿HABREMOS APRENDIDO ALGO LOS HUMANOS  PARA  NO TENER QUE SEGUIR CRUCIFICANDO HISTORIAS EN ESTE MUNDO QUE NOS FUE OTORGADO PLENO DE BELLEZA? NUESTRA CONCIENCIA ¿ACEPTARÁ  DIGNIFICAR LA VIDA, SALVAR EL AMOR, PRIORIZAR LA PAZ? ¿O SÓLO SE PERDERÁN SIN RUMBO LAS BUENAS INTENCIONES, CÓMO GLOBOS EN EL AIRE? Y EL COVID QUE NO PARA. DEAMBULA POR EL MUNDO DURMIENDO A LA VIDA, MIENTRAS SEGUIMOS CONSTRUYENDO CRUCES EN EL UNIVERSO. La  NACIÓN es un conjunto solidario en el que los individuos pueden gozar sus logros colectivos y en el que indudablemente sus diversos sectores coparticiparán las desgracias. Durante la Guerra de las Malvinas un pequeño grupo de muchachos hizo en esas tierras heladas el gasto del coraje, del frio, de la angustiosa espera del combate, del dolor de ver queridos compañeros muertos a su lado y también del tremendo esfuerzo de sobreponerse a sus naturales inhibiciones humanas para matar al enemigo. También hubo muchísimos que no estando en condiciones de ofrecer sus propios pellejos aportaron sus bienes, como cariñoso estímulo y señal de solidaridad con los que allá asumían la responsabilidad de la lucha. Emulando a esos héroes muchos periodistas  no se quedaron atrás ante el oprobio y desdoro que sufrieron. Otros esfuerzos similares de los que con sus escasos recursos contribuyeron a la lucha común, aunque sea con la pluma y la palabra, también escucharon al unísono el canto del grillo  en esta bendita semana santa. Porque al igual que los héroes de Malvinas – salvando las distancias – muy bien hicieron en “sentirse” comprometidos como todos debiéramos estar anudados en estos tiempos de aflicción ante la esperanza del CRISTO RESUCITADO.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page