Cronica desde TindufFeatured

Argelia: Entre el Ridículo Diplomático y la Huida hacia Adelante

Cabos y sargentos

 

Mi identidad no importa, solo mi mensaje. Mi hermana ha vuelto a Marruecos tras meses de hospitalización en Nuakchot, pero el resto de mi familia sigue en los campamentos del Polisario en Tinduf, olvidados por la “solidaridad” internacional y los “derechos humanos”.

En un nuevo episodio de la farsa diplomática argelina, el ministro de Asuntos Exteriores, Ahmed Attaf, y el secretario general de la misma cartera, Lounès Magramane, se embarcaron en una sesión de relaciones públicas el pasado viernes 8 de diciembre de 2023, al recibir al secretario de Estado adjunto de los Estados Unidos, Joshua Harris, en sus despachos en Argel. Un encuentro que, según el Departamento de Estado de EE. UU., se centró en « consultas sobre esfuerzos compartidos para avanzar en la paz y la seguridad regionales, incluida una cooperación reforzada para garantizar un proceso político exitoso de las Naciones Unidas sobre el Sahara Occidental sin más demoras ».

Pero ¿qué hay detrás de estas palabras diplomáticas cuidadosamente seleccionadas? En realidad, se trata de un nuevo acto de presión de los Estados Unidos sobre Argelia, instándola a regresar a la mesa de negociaciones, recordando tiempos pasados cuando Horst Köhler intentaba dar sentido a este enredo saharaui. Esta visita de Harris marca la segunda vez en menos de tres meses que pisa suelo argelino, y el telón de fondo sigue siendo el mismo: Estados Unidos advierte sobre la necesidad de retomar el diálogo con Marruecos para evitar prolongar innecesariamente el proceso de resolución en torno al Sáhara marroquí.

Mientras tanto, en esta comedia de errores diplomáticos, Argelia persiste en su estrategia de huida hacia adelante, evitando el diálogo necesario con Marruecos. Como señala un responsable diplomático de la región, los líderes argelinos están conscientes de la necesidad de negociar con Marruecos, pero en lugar de enfrentar la realidad, optan por una fuga hacia adelante, bloqueando cualquier intento de censar a la población en Tinduf y aferrándose a un ficticio « referéndum de autodeterminación ».

En este espectáculo cómico, Argelia se erige como la protagonista, pero su interpretación se aleja cada vez más de la realidad. Los intentos de diálogo propuestos por Marruecos son rechazados mientras Argelia persiste en su negativa a aceptar la mano tendida por de SM el Rey Mohammed VI para establecer un mecanismo político conjunto de diálogo y concertación. La obra sigue su curso, pero la trama principal no avanza: Argelia se hunde más profundamente en su propio delirio, y la diplomacia argelina se convierte en una caricatura de sí misma.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page