Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia/España: “Ganadores” y perdedores

Escrito con agua

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

En el palacio de Mouradia en Argel se frotan las manos. ¡Por fin un “éxito”! Hasta antes del episodio del ex chivato franquista, nadie en la cúpula argelina pensaba que iba a encontrar tanta facilidad para convencer a la Moncloa, su actual inquilino y a su Ministerio de Asuntos… extraños a renunciar con tanta y tan espeluznante facilidad a sus relaciones estratégicas con su socio marroquí.

Argelia « gana » una anhelada ruptura de su socio español con su socio marroqui. Y España, con qué sale?

Pero si el presidente del gobierno español y sus eurodiputados han seguido haciendo favores a Argelia en el Parlamento europeo y fuera de él, es más que dudosos que Argelia correspondiese, como es su tradicional, habitud. Lo corrobora el Parlamento árabe que ha condenado la actitud española contra Marruecos calificando de “absurdas” e “infundadas” las acusaciones contra Marruecos, sin que el socio argelino de España dijera esta boca es mía.

Ídem en todas voces que se alzan contra la incoherente decisión del Parlamento europeo, donde Argelia está presente.

Los sucesivos regímenes argelinos fueron siempre así: cogen, pero no dan. Que se informe el presidente del gobierno español y su ministra de exteriores sobre lo que se había expuesto Marruecos para ayudar la independencia de su vecino argelino y como ha sido/sigue siendo “agradecido”.

Los generales de Argel hubiesen deseado aprovechar el actual ímpetu anti marroquí de la Moncloa para pedirle intervenir para anular el ejercicio conjunto estadounidense-marroquí “African Lions” o examinar conjuntamente la agenda de Pedro Sánchez con Joe Biden.

Y es que cuando se resbala no se sabe dónde se puede ir a parar.

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page