CrónicasEn voz altaFeatured

Argelia/España: Respuesta necesaria a una pregunta pertinente

Serenamente...

Said Jedidi es periodista y escritor, director de infomarruecos.ma/conacentomarroqui.blogspot

¿Qué es lo que ha hecho Pedro Sánchez, su gobierno o su país (España) a Argelia para “merecer” una “declaración” de guerra por el régimen militar argelino?

¡Ah, sí! Dijo que la propuesta marroquí de autonomía en su Sahara es “realista, realizable, creíble y fiable”. ¿Y qué tiene que ver esto con Argelia si dice, repite y abusa de repetir que en la cuestión del Sahara marroquí no es parte?

Evidentemente cuando decimos qué hizo España a Argelia, debemos, en este surrealista contexto, añadir “directamente” porque, como dijo el llorado Rey Hassan II “unos saben, otros fingen no saber y terceros que son incapaces de saber”.

¿Quiénes en España saben, quiénes fingen no saber y quiénes son incapaces de saber?

Secreto de Polichinela… exactamente como los motivos y las motivaciones de la junta militar argelina para hacer de una cuestión, en principio de “solidaridad” (de invernadero) y humanitaria, el pilar y la razón de ser de su diplomacia, de su institución militar, de su presente y de su futuro.

No cabe duda de que no hay peor ciego que el que no quiere ver ni peor sordo que el que no quiere escuchar… no por Marruecos que, desde hace 47 años « cohabita » con este contra-sentido común, sino por la legalidad internacional, por la coherencia propia, por la verdad y por el presente y futuro de los dos países y de la paz, estabilidad y distensión regionales.

lógica de sensatez: el “problema” del Sahara es bilateral: entre Argelia y Marruecos en el que solo Argelia es capaz de llevar a su pais a la quiebra (como lo está haciendo ya) para que no le toques a su milicia y a sus proyectos expansionistas.

Argelia es el Polisario y el Polisario es Argelia. Los matices entre ambos son para el consumo internacional y para introducir en el error.

Por ello, la hostil y casi bélica actitud argelina contra España, Marruecos y todo quien opte por el sentido común y por la búsqueda de soluciones realistas y pragmáticas, debe constituir serena y clarividentemente, a los recalcitrantes y a los que hacen de esta cuestión del Sahara un fondo de comercio político, un motivo de reflexión y una ocasión de rectificar donde no acertaron antes.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page