Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia/Magreb: Atavismo armamentista

Sed de odiar...

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Según “lesfrançais.press, citado por France-Irak-Actualité, Mientras el presidente Tebboune, enfermo, abandonaba Argelia desde el 28 de octubre, el gobierno argelino firmó un contrato de armamento por 2.000 millones de dólares con Rusia para comprar 14 aviones de combate Sukhoi 57 noticia confirmada por agencias de noticias rusas. Argelia se convierte así en el primer comprador de este avión de « quinta generación » en el extranjero.

¿Por qué y para qué? ¿Quién, a parte de la teoría del complot para desviar las inquietudes interiores, amenaza a Argelia?

Argelia/Polisario, Polisario/Argelia: tanto monta monta tanto. La primera ve como su política armamentista la ha llevado a la quiebra político-económica, tanto que de potencia petrolera ha pasado a ser potencia exportadora de balseros y el segundo, invierte la ayuda humanitaria que se pasa la vida mendigando en compra de pertrechos militares.

A una y a otro ¿A qué les ha servido esta obsesión armamentista?

Sin embargo, que lo sepan o no los dirigentes militares argelinos, no son tiempos de armas, sino de sentido común, de distensión, de complementariedad, de la entreayuda y de la comprensión.

En frente está Marruecos, cuya principal preocupación y vocación es el desarrollo sostenible, realizando milagros en estos difíciles momentos en que Argelia piensa en la guerra, en el odio y en el rencor.

Los que preveían que el cambio en Argelia llegaría desde la sociedad civil esperan ahora no equivocarse que el armamentismo argelino no sea más que una nubecilla de verano.

La paz no cuesta nada… es barata no como la guerra que devasta los recursos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page