Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Argelia/Marruecos ¿Qué tenemos que ver nosotros los saharauis?

Los apetitos de otros

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

La historia no absolverá a los caciques que habían desviado el objetivo de la lucha contra el colonialismo español en el Sahara marroquí. Era complementaria a la del ejército de liberación marroquí y la transformaron en instrumento para realizar los objetivos hegemonistas de Argelia contra su vecino marroquí.

Los petrodinares se encargaron de comprar las conciencias y las ¡milicias de Mahfud Biba y Mostafa Bachir, alias Buicher, debido a su pequeña envergadura y su insignificante papel a parte del raptar a los habitantes rurales en el Sahara marroquí en 1974.

Hoy 43 años después. Marruecos está más fuerte que nunca y Argelia más débil que nunca. Las promesas de que “Marruecos no soportará un mes” suenan, ante el curso de los acontecimientos, la lógica y la situación en la región, a una broma de muy mal gusto. Los vende patrias se dejaron sobornar material y moralmente y aquí estamos en este inhabito gulag argelino en Tinduf.

¿Qué tenemos que ver nosotros los saharauis en este despropósito apetito hegemonista argelino contra nuestro país: Marruecos?

43 años y seguimos como fuimos y fueron nuestros padres y abuelos: marroquíes cuyo destino está inseparable de Marruecos.

El tiempo nos dará razón.

Show More

Related Articles

Close
Close