Cronica desde TindufCrónicas

Argelia/Marruecos/Sahara Dos actitudes y una sola solución

La razón

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

 

Con su constante mano tendida, Marruecos ha creado, en la cuestión de su Sahara, una metodología.

El mundo, muy especialmente los países africanos han visto como, la vuelta del reino a la Unión africana que había constituido un decisivo punto de inflexión en la prefabricada disputa regional, Marruecos siguió predicando con la paz y la concordia, lo que le ha conferido una actitud muy favorable de la comunidad internacional.

Desde entonces y mucho antes, la inmensa mayoría de los países del mundo conocen y reconocen el carácter bilateral (argelino-marroquí) del Sahara marroquí, ponen su justo valor la clarividencia de Marruecos y estigmatizan la hipocresía y la impostura de Argali.

Desde siempre ¿Quién ganó (o por lo menos no perdió) y quién está perdiendo dolorosamente? Y lo que s mucho más importante y trascendental ¿Se puede ahorrar a la región del Magreb tantos atentados de Argelia?

Los cinco países (pueblos) magrebíes necesitan paz, complementariedad y convivencia pacífica y armoniosa.

Demasiados problemas, hizo Argelia con su inútil Polisario.

El Magreb necesita sentido común… la mano tendida.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page